Ejercicios de cuello para las vértebras C1 a C5

La columna vertebral tiene siete vértebras cervicales, numeradas de C1 a C7. Las vértebras cervicales son más pequeñas que las demás vértebras de la columna. Las vértebras cervicales protegen y encierran la médula espinal, y permiten los diversos movimientos de cabeza, como la extensión hacia atrás, flexión hacia adelante y los movimientos de rotación. Estas vértebras son responsables de mover la cabeza, cuello, parte superior del cuerpo, el diafragma y las muñecas, según SpineUniverse.com. Los ejercicios para las C1 a C5 puede aumentar el nivel de funcionamiento de los músculos que estabilizan y soportan tu cuello.

Rotación de cabeza

Las primeras dos vértebras del cuello, C1 y C2, son las vértebras más involucradas en la rotación o el giro del cuello de lado a lado, de acuerdo con Spine - Health.com. Siéntate derecho en una silla firme con los pies plantados en el suelo. Gira lentamente la cabeza hacia la derecha, según el sitio de la terapia física ThePhysiotherapySite.co.uk. Mantén esta posición durante cinco segundos. Vuelve lentamente la cabeza hacia la posición central. Relájate durante 10 segundos. Repite este movimiento cinco veces más para el lado derecho. Vuelve la cabeza a la posición central. Relájese durante 10 segundos. Repite este ejercicio hacia el lado izquierdo otras cinco veces.

Doble barbilla

La C5 ayuda a mover el cuello hacia adelante y hacia atrás. Los movimientos hacia adelante se los conoce como flexiones, mientras que los movimientos hacia atrás se denominan extensiones. Haciendo un ejercicio llamado movimiento de gallina vas a contrarrestar cualquier tendencia a que el cuello se vaya hacia adelante. Siéntate derecho en una silla firme. Mientras miras hacia adelante, mueva lentamente el mentón hacia abajo a medida que llevas la cabeza hacia atrás. Al hacer esto, se formará una doble barbilla. Mantén esta posición durante 10 segundos. Vuelve lentamente la cabeza hacia la posición original. Repite este movimiento 10 veces.

Asiente en decúbito prono

Asintiendo en posición prona trabajará estirando tu articulación superior del cuello, según The Physiotherapy Site. Acuéstate sobre tu espalda. Puedes colocar la cabeza sobre una almohada si estar acostado es demasiado incómodo. Lentamente lleva la barbilla hacia el pecho. No levantes la cabeza de la superficie. Tendrás una doble barbilla en este punto. Mantén esta posición durante cinco segundos. Vuelve lentamente la cabeza hacia la posición original. Repite este ejercicio cinco veces. Si se hace correctamente, sentirás un tirón en tu zona superior del cuello. A medida que tu cuello se vuelve más fuerte, podrás realizar este ejercicio al estar de pie o sentado.

Aeróbicos

El ejercicio aeróbico es especialmente importante para el área cervical, según SpineUniverse.com. Los ejercicios aeróbicos, o actividades de resistencia, aumentan el ritmo cardíaco por un período prolongado. De esta manera, el ejercicio puede proporcionar una serie de beneficios como la reducción de los niveles de dolor, ayudar a controlar el peso, fortalecer los músculos, prevenir la pérdida ósea, disminuir los niveles de estrés y aumentar la circulación de la sangre por todo tu cuerpo, de acuerdo con la American Heart Association. Todos benefician a la salud del cuello y a los niveles de dolor. Para obtener más beneficios para la salud, la actividad aeróbica debe realizarse durante 30 minutos a un nivel de intensidad moderada, como caminar, andar en bicicleta, bailar, jardinería, esquí, jugar videojuegos activos, subir escaleras o limpiar la casa. Aumentar la actividad física como caminar en vez de conducir, tomar las escaleras en lugar del ascensor y jugar deportes de equipo, aumenta tu ritmo cardíaco y ayuda a las vértebras de tu cuello. Dividir los 30 minutos en incrementos de 10 minutos diarios también puede funcionar.

Más galerías de fotos



Escrito por crystal welch | Traducido por nicolás altomonte