Los ejercicios de cuclillas y el dolor de la ciática

Los ejercicios de sentadillas y los dolores de ciática van de la mano con demasiada frecuencia entre los atletas. Los dolores de ciática a menudo resultan cuando los atletas se esfuerzan demasiado y quieren aumentar sus rutinas de entrenamiento muy pronto, lo cual conduce a lesiones y dolor. El nervio ciático, es el más largo del cuerpo, baja por la médula espinal, a través de los glúteos, las piernas y llega a los pies. Cuando se irrita causa dolor que varía de un dolor sordo, que sucede en la espalda baja y afecta a una pierna o a ambas. Comprender la forma de los músculos isquiotibiales y cuál es la manera de desarrollarlos puede ayudarte a prevenir dolores de ciática.

Dolor en el trasero

La ciática puede manifestarse como un dolor en el trasero, pero no es un trastorno, sino que a menudo es la prueba irrefutable de un problema en el cuerpo que ha surgido debido a los ejercicios de sentadillas. Los problemas más comunes incluyen los discos comprimidos, problemas neurológicos y el síndrome piriforme. La falta de forma durante la realización del ejercicio, a menudo es causada por falta de apoyo debido a músculos débiles. Lo que provoca que otros músculos y tendones compensen la debilidad. Este escenario sienta las bases para el dolor en el nervio ciático.

No dejes que el dolor te postre

La ciática se caracteriza a menudo por un dolor ardiente en una pierna, y puede ir acompañado de hormigueo o entumecimiento en la pierna o el pie. Desarrollar equilibrio muscular así como flexibilidad en la parte posterior es una de las formas para mejorar los problemas con la ciática y prevenir dolores futuros. Los médicos normalmente aconsejan reposo en cama o reducción de la actividad en el primer par de días, pero no por períodos prolongados, a menos que el dolor sea intenso. En lugar de ello, los médicos estimulan el ejercicio y movilidad tan pronto como sea posible para ayudar a aliviar la ciática. Las sentadillas no están en la lista de ejercicios.

Revitaliza la parte posterior

Los ejercicios que desarrollan la cinética de la parte posterior de tu cuerpo ayuda a combatir la ciática y el lumbago mediante la construcción de fuerza y ​​flexibilidad en las piernas y en el grupo de músculos isquiotibiales. Aunque las sentadillas tienen un lugar en el fortalecimiento en la parte inferior del cuerpo, debes evitar ciertas fases del síndrome del dolor ciático. Los médicos aconsejan a los pacientes evitar levantar objetos pesados ​​o girar el cuerpo durante las seis semanas siguientes al ataque. Realiza ejercicios encaminados al fortalecimiento del torso y a la flexibilidad de la columna vertebral después de 2 a 3 semanas, apuntando a los glúteos, a la espalda baja y a la parte superior de los isquiotibiales. Sin embargo, evita realizar sentadillas.

Sustituye las sentadillas

Las sentadillas no fortalecen los músculos posteriores, lo cual es contrario a la creencia popular. Ponerse en cuclillas, hacer sentadillas especialmente ponderadas, comprimen la columna vertebral e irritan el nervio ciático, lo que puede llevarte a dolores de ciática cuando los músculos de la cadena posterior están débiles. Ponerte en cuclillas depende de que tengas fuertes músculos posteriores. Si tus músculos posteriores son débiles, tus sentadillas serán débiles, y sentirás que las sentadillas son ejercicios increíblemente difíciles.

No dejes que las ciática te margine

Una sesión de ejercicios de fortalecimiento de la parte posterior será beneficiosa si la mezclas con ejercicios compuestos y de aislamiento para evitar que los problemas de ciática te agobien. Si ya has experimentado los dolores de ciática, el entrenador personal certificado Jarueba Taylor del sitio web Taylored Nutrition aconseja que realices estiramientos antes de hacer ejercicios. Realiza cambios con la pesa rusa y algunos movimientos de hiperextensión reversa, así como ejercicios que te hagan doblar las piernas, puedes usar una bola de equilibrio o una máquina.

Más galerías de fotos



Escrito por tina boyle | Traducido por xochitl gutierrez cervantes