Ejercicios cruzados

Los ejercicios cruzados constan de cruzar las piernas y brazos intercaladamente. Estos movimientos son considerados por algunos, como el autor Eric Jensen, autor de "Brain Based Learning," están vinculados a la mejora de la coordinación del cerebro y un mejor rendimiento académico. Organizaciones como Action Based Learning recomiendan estos ejercicios como parte de los planes de estudio y por ello tienen programas que incluyen los ejercicios en escuelas de 40 estados.

¿Por qué los ejercicios cruzados son importantes?

En 2005, un artículo del Journal of Pediatrics, expertos de colegios y universidades se reunieron en un panel para revisar la investigación sobre los efectos del ejercicio en niños en edad escolar. Ellos estaban buscando no sólo los beneficios físicos para disminuir la obesidad y mejorar la salud, sino también cambios de comportamiento positivos. Se informó que los estudiantes que tuvieron oportunidades para aumentar la actividad física en la escuela han mejorado los resultados académicos. Rae Pica, autor de "A Running Start: How Play, Physical Activity and Free Time Create a Successful Child," escribe que los ejercicios cruzados son una parte esencial de esta mejora en el aprendizaje.

Efectos

Según Pica, los niños que tienen una exposición limitada a este tipo de ejercicios o tienen problemas para hacerlos les cuesta más trabajo desarrollar habilidades básicas como la lectura y la escritura. Estos ejercicios suelen ser aprendidos con actividades tales como gatear o caminar, pero si un niño no aprende estas habilidades a temprana edad o se está rezagando en la coordinación física, la adición del ejercicio cruzado puede mejorar sus habilidades.

Ejemplos de ejercicios cruzados

Cualquier movimiento en el que un brazo o una pierna crucen al lado opuesto del cuerpo es un ejercicio cruzado o transversal lateral. Algunos ejemplos son marchar, saltar mientras golpea una mano a la rodilla opuesta al levantarse, alternando flexiones donde se tocan los dedos de los pies opuestos al momento de inclinarse hacia adelante, o elevar el talón detrás cuando estés caminando y alcanzándolo con la mano opuesta. Incluso el baile puede ser un ejercicio transversal lateral.

Resultados

Buffy McClelland, un investigador de la Universidad de Oxford, examinó los estudios de las revistas de investigación educativa y del cerebro e informó que todos los niveles de edad y habilidad de los niños podrían beneficiarse de una mayor integración sensorial y la coordinación del cuerpo. No se encontró un mejor aprendizaje que se correlacionara con el aumento de los niveles de condición física aeróbica, pero si con una mejor coordinación del cuerpo. La práctica de instrumentos musicales también mostró una mejora en el aprendizaje, tal vez debido a las habilidades de coordinación conscientes aprendidas en este proceso. Señaló que los ejercicios cruzados deben hacerse sólo cuando es apropiado para el desarrollo ya que, en realidad, podría ser perjudicial para los niños menores de 7 años.

Más galerías de fotos



Escrito por greg cooper, d.c. | Traducido por mariana perez