Ejercicios de corsé

Cuando escuchas la palabra corsé, tu mente puede imaginar una rígida prenda interior, atada para reducir la cintura de una manera muy incómoda. Las buenas noticias son que el entrenamiento de corsé no requiere el uso de uno de estos dispositivos de tortura. Tus músculos abdominales forman uno natural para sostener tus intestinos, estómago y otros órganos en su lugar. Durante los períodos de aumento de peso e inactividad, tus músculos se debilitan y estiran. Estos ejercicios te ayudan a fortalecerlos nuevamente para un rendimiento óptimo.

Levantamiento de pie

Los levantamientos de pie involucran tus principales músculos abdominales haciendo que se mantengan estables y ayudando a estirarlos. Con tu espalda sobre el suelo y un pequeño espacio entre el arco de tu espalda y la superficie plana, dobla tus rodillas y cadera hacia arriba. Inhala, levantando tu pie derecho del piso sólo unas pocas pulgadas y manteniendo esta posición por la cuenta de cinco. Asegúrate de no mover el resto de tu cuerpo, sólo tus piernas. Vuelve a la posición inicial mientras exhalas y alternas con tu pierna izquierda. Haz de ocho a 10 repeticiones por dos a tres series cada una.

Ejercicio recto

Cuanto tus músculos abdominales están estirados, la separación de tu músculo recto, ubicado en el centro de tu abdomen, puede ocurrir. Para remediar el hueco y colocar tus músculos en su ubicación adecuada, recuéstate sobre tu espalda con tus rodillas dobladas. Coloca tus manos sobre tu abdomen y detente sobre tu ombligo para estabilizarte. Inhala profundamente y comienza a levantar tu cabeza del piso, manteniendo tus hombros firmemente apoyados y exhala. Empuja tus músculos juntos con tus manos o una toalla envuelta alrededor de tu abdomen mientras te elevas. Mantén por la cuenta de cinco y luego vuelve a la posición inicial. Realiza estos ejercicios tres veces por día, haciendo 10 repeticiones cada vez.

Rotación del torso

Los ejercicios de rotación del torso requieren que estés una posición parada o supina, girando y flexionando los músculos del torso con cada movimiento fluido. Para comenzar, párate o recuéstate sobre el piso con tus pies a la distancia de tus hombros. Al acostarte, dale soporte a tu cabeza y cuello entrelazando tus dedos detrás de tu cabeza. Inhala y lentamente gira tu cintura mientras estiras tu ombligo y tensas tus músculos abdominales. No te muevas demasiado rápido o te arriesgas a tener un estiramiento de los músculos. Exhala mientras vuelves a la posición inicial, lentamente. Cuando estés acostado, tu cabeza se levantará del suelo mientras giras, volviendo al suelo con el retorno. Haz ten repeticiones de dos a tres series.

Flexión de cadera

La flexión de cadera funciona sobre la mismos puntos que el levantamiento de pies, involucrando un área mayor de masa muscular. Recostado sobre tu espalda, levanta tus rodillas hacia arriba y mantén tus pies planos sobre el piso. Inhala mientras centras y estabilizas los músculos de tu torso, luego exhalas lentamente una vez que estás sobre el suelo. Inhala y lentamente levanta tu rodilla derecha hacia tu pecho. No la lleves demasiado lejos. Mantén la posición por la cuenta de cinco y lentamente vuelve a la posición inicial mientras exhalas. Alterna con tu pierna izquierda, recordando inhalar y exhalar mientras te mueves. Repite por 10 repeticiones por pierna.

Más galerías de fotos



Escrito por sharin griffin | Traducido por azul benito