Ejercicios de coordinación para las extremidades superiores

La coordinación involucra la sincronización de tus músculos para producir movimientos en particular, desde pegarle a un globo en el aire hasta una secuencia de baile compleja o movimientos en artes marciales. Mientras que la coordinación básica depende del uso de tus ojos y oídos, los tipos de coordinación más avanzados dependen de los proprioceptores de tu cuerpo, que actúan como un giroscopio interno percibiendo la localización de tu cuerpo en el espacio. Al realizar ejercicios de coordinación de tus extremidades superiores, puede mejorar la destreza con tus manos, brazos y hombros en varios movimientos.

Trabajando izquierda y derecha

Realizar diferente movimientos con el brazo derecho y el izquierdo puede mejorar la coordinación y desarrollo del lado no dominante. Cuando eras un niño, piensa en el ejercicio en el que te golpeabas la cabeza con una mano y te sobabas la panza con la otra. Por ejemplo, empieza un ejercicio de rotación de hombro al pararte con tus pies pies separados a la altura de tu cadera. Extiende tus brazos hacia adelante con tus palmas una frente hacia la otra. Mientras giras un brazo en sentido de las manecillas, gira el otro en el sentido opuesto. Haz círculos completos con tus brazos, abriendo las articulaciones de tu hombro. Repite el ejercicio, cambiando el sentido de cada brazo.

Hacer espirales

Un ejercicio de hacer espirales en el que mueves un objeto de un punto a otro en un camino rotatoria -- en forma de ochos o de atornillar -- requiere que coordines las articulaciones de tus extremidades superiores a través de más de un eje de movimiento o plano de moción. Por ejemplo, empieza parándote y sosteniendo una pelota de hule en tu mano derecha con la palma viendo hacia abajo. Lleva la pelota hacia tu axila levantando tu codo hacia un lado hasta que tu hombro llegue a la altura de tu oído. Gira tu puño en el sentido de las manecillas y levanta a pelota por arroba de cabeza. En la posición superior, la pelota debe estar sobre la palma de tu mano con tus dedos señalado hacia atrás como si estuvieras sosteniendo una charola. Regresa a la posición de inicio regresando el movimiento en espiral. Haz de ocho a 12 repeticiones y repite el ejercicio con tu brazo izquierdo.

Jugar con un globo

Golpear, atrapar y pasar un globo por arriba de tu cabeza puede ayudarte a trabajar la coordinación de la parte superior de tu cuerpo y también aumenta la estabilidad de tu núcleo. Por ejemplo siéntate derecho en el borde de una silla, sostén el globo con tu mano derecha junto a tu hombro derecho. Exhala y extiende tu brazo derecho hacia el cielo, centrando el balón arriba de tu cabeza. Levanta tu brazo izquierdo y pasa el globo de la mano derecha a la izquierda. Lleva el globo hacia tu hombro izquierdo para completar el ejercicio. Inhala y repite el ejercicio, pasando el globo de izquierda a derecha. Realiza 10 pases, cambiando la dirección en cada uno. También golpea el globo desde una posición sentado y atrápalo con las dos manos. epite las atrapadas de seis a ocho veces, llegando a las 12 repeticiones.

Utilizar un fideo

Dado que tu centro de flotabilidad y tu centro de gravedad cambian constantemente en el agua, los ejercicios en ella con los fideos o tubos de hule afilan tu coordinación y balance. Párate en una parte donde el agua te llegue hasta el pecho con los pies separados a la altura de tus hombros. Coloca el fideo detrás de tu espalda sosteniéndolo con ambas manos. Jala el fideo hacia tu lado derecho, utilizando sólo tu mano derecha y extendiendo tu brazo derecho a la altura de tu pecho. Lentamente regresa a la posición de inicio y repite el ejercicio con el lado izquierdo. Un segundo ejercicio es caminar hacia la parte donde el agua te llegue hasta el pecho con el fideo balanceado de manera vertical en tu palma. Para aumentar la dificultad, repite el ejercicio pero balancea el fideo en la punta de tus dedos.

Más galerías de fotos



Escrito por kay tang | Traducido por héctor muñoz