Ejercicios para trabajar la comprensión de lectura

Si observas que tu hijo o un alumno tiene dificultades para retener la información que lee, puede ser un problema de mala comprensión de lectura. La comprensión de lectura es una habilidad diferente de la posibilidad de leer. Algunas veces, se necesita práctica y entrenamiento adicionales para desarrollar y agudizar esas habilidades.

Proceso K-W-L

El proceso K-W-L es un ejercicio de comprensión de lectura que aparece en el libro "Reading Comprehension: Strategies for Independent Learners" (Comprensión de lectura: estrategias para alumnos independientes) de Camille Blachowicz y Donna Ogle. En este caso, "K-W-L", por sus palabras en inglés, representan "saber", "querer saber" y "aprendido" respectivamente, que sirven como categorías en las que los lectores pueden dividir su experiencia de comprensión. Este ejercicio funciona mejor con un instructor y un grupo de lectores, pero se puede practicar solo o con un único lector. Para comenzar, pregúntales a los lectores qué saben del tema sobre el que están a punto de leer, y escribe estos conceptos bajo la columna "K" en la pizarra. A continuación, debate sobre lo que quieren saber del tema, y escribe estos conceptos bajo "W." Luego, diles que lean el material, solos o en grupo, y luego pregúntales qué aprendieron de la lectura. Escribe estos conceptos bajo "L". Haz que escriban un resumen breve sobre lo que ya sabían del tema, lo que querían saber y lo que aprendieron luego de la lectura.

Volver a contar una historia

Resumir los eventos principales de un texto narrativo es útil para reforzar la comprensión de la lectura, de acuerdo con "Reading Comprehension" (Comprensión de lectura) de Alyssa Moran y Tracey Orzo. Un ejercicio ilustrativo breve para este concepto implica escribir cinco oraciones, cada una en un papelito, que describan un paso en un proceso que solo tiene sentido en determinado orden. Mezcla los papeles y trabaja con los lectores para ordenarlos. Luego, explícales cómo los autores utilizan palabras como "primero", "luego", "después" y "por último", para ayudar a los lectores a comprender una serie de eventos. Deja que los alumnos lean un ensayo narrativo breve cargado de secuencias de eventos, solos o en grupo. Luego, pídele a cada uno que piense cinco eventos importantes que ocurrieron en la historia en el orden en que sucedieron. Haz que escriban cinco oraciones describiendo cada uno de estos eventos en el orden correcto y aliéntalos a utilizar las palabras para indicar secuencia que analizaron con anterioridad.

Ejercicio de la CATAPULTA

En el libro de Jeff Zwiers "Building Reading Comprehension Habits in Grades 6-12" (Desarrollar hábitos de comprensión de la lectura para grados 6 a 12), aparece un ejercicio llamado "CATAPULT" (catapulta) que alienta a una mejor comprensión de lo leído a través de la investigación y el pensamiento sobre una pieza literaria antes de leerla. Cada letra de la palabra "CATAPULT" representa un concepto que cada lector debe analizar durante unos minutos y escribir de antemano. La "C" es de "cubierta": ¿qué sugiere la cubierta del libro sobre lo que hay en su interior?; la "A" representa al "autor": ¿qué otros tipos de obras literarias escribió?; la "T" es por el "título": ¿qué sugiere el título sobre la historia?; la "A" es por la "audiencia": ¿para quién fue escrita la historia?; la "P" representa a la "página 1": lee la primera página y considera cómo puede continuar la historia; la "U" es por "un mensaje subyacente": ¿cuál es el concepto principal que el autor desea que los lectores comprendan?; la "L" es por "la búsqueda de elementos": busca ilustraciones, fotografías, gráficos y otros elementos visuales, y considera qué sugieren del trabajo en su totalidad; por último, la "T" es por el "tiempo, lugar y personajes": en base a toda la investigación previa, ¿qué sabes sobre estas tres categorías dentro de la historia?

Más galerías de fotos



Escrito por josh baum | Traducido por pilar celano