Ejercicios tras la cirugía de trasplante de riñón

Los dos órganos en forma de frijol llamados riñones son filtros del tamaño de un puño, situados debajo de la caja torácica y en el área cerca de la media espalda. Los riñones filtran la sangre y eliminan desechos, incluyendo la orina, de tu cuerpo. La insuficiencia renal, que a menudo es causada por diabetes o presión arterial alta, requiere diálisis para hacer el trabajo de los riñones fallidos o un trasplante de riñón de un donante sano. Un trasplante de riñón es una grave operación que dura unas tres horas y requiere un período de recuperación prolongado después de la hospitalización. El ejercicio después de la cirugía se recomienda para ayudar con el proceso de recuperación y para mantener la aptitud física y mental.

Operación y recuperación

La operación de trasplante de riñón consiste en una incisión quirúrgica en la parte inferior del estómago para insertar y colocar el riñón del donante unido a la arteria y la vena en el área pélvica y la vejiga. La operación es seguida por tres a siete días de recuperación en el hospital y seis meses de recuperación después de la hospitalización. Tu médico supervisará estrechamente tu condición durante dos meses después de la cirugía con exámenes para vigilar los efectos de los medicamentos y los problemas del sistema inmunitario, como el rechazo del órgano y las infecciones. Con la aprobación del médico, puedes comenzar el ejercicio diario moderado, como caminar, cuando regreses a casa desde el hospital.

Beneficios de los ejercicios

Deberías reanudar tus actividades normales tan pronto como puedas después de la cirugía de trasplante, según Cleveland Clinic. Los medicamentos que toman la mayoría de los pacientes de trasplante de riñón para inhibir el sistema inmunitario y prevenir el rechazo del órgano del donante pueden causar presión arterial alta, colesterol alto y diabetes. El ejercicio regular, realizado bajo la supervisión de tu médico, puede ayudar a disminuir el riesgo de estas dolencias y mejorar tu salud física y mental en general, incluyendo la reducción de grasa corporal y mejorar la circulación, la respiración, el sistema cardiovascular, el tono muscular, la fuerza ósea y la flexibilidad de las articulaciones.

Precauciones y recomendaciones

Comienza tu programa de ejercicio lentamente con estiramientos y caminando y subiendo poco a poco las sesiones de 20-30 minutos, tres o cuatro días por semana. Un plan para hacer ejercicio todos los días ayuda a seguir un horario regular. Evita la actividad física extenuante y levantar objetos pesados durante al menos seis a ocho semanas después de la cirugía. Una vez que la incisión haya sanado, tu plan de ejercicios debe incluir la actividad aeróbica, estiramiento y fortalecimiento. Las rutinas o entrenamientos deben comenzar con períodos de calentamiento y terminar con períodos de enfriamiento.

Ejercicios

Los ejercicios de estiramiento durante el calentamiento mejoran tu rango de movimiento y preparan los músculos para el ejercicio. Tu sesión de ejercicios puede incluir ejercicios aeróbicos, como caminar, nadar otras actividades que eleven tu puslo cardíaco y aumenten tu frecuencia respiratoria. Los ejercicios de fuerza contraen tus músculos usando pesas, bandas de resistencia o el peso corporal como resistencia. Enfría con más ejercicios de estiramiento y permite tiempo suficiente para que tus tasa de respiración y el pulso vuelvan a la normalidad.

Consejos y advertencias

Habla con tu médico o tu equipo de trasplante antes de comenzar un programa de ejercicios. Sus instrucciones postrasplante del hospital ofrecen una guía para ayudarte a evitar lesiones y fatiga durante el ejercicio, y ayudarte a proteger la incisión durante la curación.

Más galerías de fotos



Escrito por gail sessoms | Traducido por paulina illanes amenábar