Ejercicios de cinco minutos para la obesidad mórbida

Para aquellos que tienen obesidad mórbida, el ejercicio es necesario, pero es un reto. Ejercitarse por 30 minutos al día puede parecer demasiado en principio, en algunos casos, físicamente imposible. En esos casos, comenzar poco a poco puede ser la base para el camino hacia la buena salud. Los ejercicios cortos, de cinco minutos, pueden ser motivantes y factibles.

Pasear al perro


Pasear al perro puede combinar el ejercicio con una tarea agradable.

Saca a tu mascota a pasear mientras tú también obtienes el ejercicio que necesitas. Lleva a tu perro a caminar alrededor de la cuadra o a lo largo de tu calle dos veces al día. Sacar a tu perro hará que sientas que tienes un propósito y obtendrás de inmediato el agradecimiento de tu mascota. Un perro también te ayuda a ejercitarte de manera regular ya que muchos ruegan por salir a pasear, especialmente cuando comienza a volverse una rutina para ellos también.

Subir escaleras


Utilizar las escaleras es un buen ejercicio.

Si vives en una casa de varios pisos, toma cinco minutos del día para subir y bajar las escaleras. Busca un lugar donde puedas subir escaleras en lugar de tomar un elevador o escaleras eléctricas. Recuerda respirar profundamente mientras subes, para minimizar la fatiga y dar a tus músculos el oxígeno necesario. Planea ciertos momentos durante tu día donde sepas que tendrás la oportunidad de tomar las escaleras, como por ejemplo, a la hora del almuerzo en el trabajo.

Estaciónate hasta atrás


No busques los lugares más cerca de la puerta.

Cada vez que vayas de compras, al trabajo, o a cualquier lugar con un estacionamiento grande, estaciónate en la parte de atrás para obtener una oportunidad para caminar. Haz que esto sea un hábito. Siempre lleva una sombrilla en tu automóvil para que la lluvia no sea un pretexto para evitar la caminata hacia un cuerpo más sano.

Contracciones musculares estáticas

Tener obesidad mórbida puede llevarte a otros problemas de salud que pueden incluso ocasionar que un ejercicio tan simple como caminar o subir escaleras sea muy difícil o imposible. Para aquellos que tienen movilidad limitada ocasionada por su obesidad, las contracciones musculares estáticas pueden ser un buen ejercicio de cinco minutos. Estos ejercicios trabajan los músculos sin ser necesario que las articulaciones se muevan. Para hacerlo colócate contra la pared y deja que tus músculos sostengan tu peso. Otra manera es sentándote y contrayendo cada músculo de tu cuerpo uno por uno. Contrae los músculos por 30 segundos y luego relaja por 30 segundos. Trabaja desde tu cabeza hasta tus pies.

Pelota de ejercicio


La pelota de ejercicio es una herramienta gentil para tu entrenamiento.

Compra una pelota de ejercicio y pasa cinco minutos al día utilizándola, enfocándote en un ejercicio distinto durante cada sesión de cinco minutos. Una sesión al día puede enfocarse en el estiramiento, otra en los abdominales y ejercicios para el centro de tu cuerpo, una para la parte superior del cuerpo y otra para la parte inferior.

Movimiento corporal

Cualquier movimiento es mejor que no tener movimiento. Tómate cinco minutos en tu escritorio o en tu silla para moverte. Levanta tus piernas, sosténlas en el aire y bájalas por cinco minutos. Haz círculos con el cuello o con los brazos. Levántate y gira la cintura por cinco minutos. Estírate y toca la parte superior del marco de la puerta y baja tus brazos, repitiendo el movimiento por cinco minutos.

Más galerías de fotos



Escrito por bridgette redman | Traducido por mariana groning