Ejercicios para la cifosis y lordosis del cuello

El cuello es considerado una de las cinco partes de la columna vertebral. Se conoce como columna vertebral cervical y consta de siete vértebras, que comienzan en la base del cráneo y llegan hasta la parte superior de la columna torácica. Todas las vértebras en la columna vertebral tienen diferentes formas en base a sus funciones, y la columna en su conjunto está curvada en direcciones opuestas para mantener el cuerpo equilibrado.

Lordosis cervical

Un cuello natural y sano tiene una pequeña lordosis, que es una curvatura hacia adelante. Según el libro "Key Poses of Yoga: Scientific Keys Volume II", cuando observas la columna vertebral de lado, la curvatura hacia adelante, tanto de la columna cervical como de la columna lumbar, son normales. La lordosis normal del cuello ayuda a soportar el peso de la cabeza y evita encorvarse. Cuando tienes exceso de lordosis, los hombros se encorvan hacia adelante y el movimiento del cuello y la cabeza son limitados. Esto también puede dar lugar a dolor en el cuello y lesiones musculares en la espalda y hombros.

Cifosis cervical

La cifosis es lo contrario de la lordosis. Al observar la columna desde un lado, notarás la cifosis, o una curvatura hacia atrás, en la columna torácica y el sacro. Una pequeña cifosis ya existe en tu columna vertebral para ayudar a equilibrar la lordosis natural, pero la cifosis cervical se produce cuando el cuello empieza a enderezarse o incluso a revertir las direcciones. La cifosis cervical puede ocurrir por varias razones, incluyendo degeneración de las vértebras, traumatismos, latigazo cervical o fracturas de compresión.

Ejercicios para la lordosis

Una de las mejores maneras de tratar el exceso de lordosis es el yoga. Esta disciplina se centra en la salud de toda la columna y casi todas las poses fortalecen y alargan la espina dorsal. En concreto, debes practicar posturas que abran el pecho y ayuden a mantener los hombros redondeados hacia adelante. Las posturas que levantan el cuello y alargan la parte frontal del cuello son las mejores para contrarrestar los efectos de la lordosis. Posturas tales como matsyasana, salabhasana, y bhujangasana abren la parte frontal del cuello y el pecho.

Ejercicios para la cifosis

Las posturas de yoga que ayudan en la cifosis cervical son las que contribuyen a alargar la parte posterior del cuello, hombros y espalda superior. Las posturas que favorecen el plegamiento hacia adelante son una forma efectiva para abrir la parte posterior de tu torso. Tales poses incluyen padahastasana, prasarita padottanasana, paschimottanasana y utthita hasta padangustasana. Estas posturas ayudarán a aliviar el exceso de curva cifótica a través de la columna cervical y realinearán las vértebras de tu cuello.

Más galerías de fotos



Escrito por sapna pathak | Traducido por martin santiago