Ejercicios para carreras más rápidas

Una buena velocidad de carrera es un activo para casi todos los atletas. Puedes sentir que es imposible ir más rápido, pero la velocidad puede mejorarse en la mayoría de las personas. La clave para tener una buena velocidad es usar la forma más eficiente. Hay muchos ejercicios que, con práctica, pueden mejorar la forma y hacer que corras más rápido.

Tobillos

Posicionar el tobillo es el elemento más básico de las carreras de velocidad: cómo tus pies tocan el suelo. Te enseña a mantener los tobillos a 90 grados con tus dedos de los pies levantados y tocando el suelo sin los talones. Para empezar el ejercicio, colócate de pie, derecho. Desplázate hacia adelante, levantando un pie a la altura del tobillo opuesto, dando un paso hacia adelante ligeramente. Al tocar el suelo, utiliza las puntas de los pies llevar a tu cuerpo a la siguiente etapa. Los pasos son cortos y rápidos durante este ejercicio.

Salto A

Puedes usar muchas variaciones del salto tradicional para enfocarte en la forma adecuada durante fases diferentes de la carrera. El salto A se enfoca en la fase de aceleración. Levanta una rodilla hasta que esté paralela el piso, manteniendo el tobillo a 90 grados con los dedos de tus pies bajo la rodilla; la otra pierna se empuja desde el piso. Empuja la rodilla elevada y el tobillo directamente hacia el piso. Esto debería crear una acción de subir y bajar conforme saltas.

Salto B

Este salto se enfoca en la amplitud del paso usado durante la velocidad máxima. Levanta una rodilla hasta que esté paralela el piso, manteniendo el tobillo a 90 grados conforme tu otra pierna se empuja desde el piso. Entonces, extiende la rodilla elevada manteniendo tu tobillo en el mismo ángulo conforme bajas tu pierna al suelo. Esto debería crear un movimiento cíclico con ambas piernas conforme saltas.

Ejercicios en pared

Los ejercicios en pared son esencialmente la fase de aceleración contra una pared. Comienza creando un ángulo de 45 grados con tu cuerpo y una pared, colocando ambas manos contra el muro y dando un paso atrás hasta que tu peso se apoye en la pared. Extiende una pierna, y sostén la otra en alto con la cadera, rodilla y tobillo a 90 grados. Para realizar el movimiento, cambia tus piernas con potencia y tan rápido como sea posible. Mantén tu pecho y cabeza en alto durante el ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por thelma gomez | Traducido por arcelia gutiérrez