Ejercicios cardiovasculares después de una lesión en la espalda

Experimentar una lesión en la espalda puede privarte de la movilidad y causarte el dolor que hace que incluso los movimientos más básicos sean difíciles. Una vez que te hayas rehabilitado de tu lesión, tu médico puede recomendarte ejercicios para mantener o alcanzar un peso saludable, aliviar el estrés y mantener la movilidad. Variar los ejercicios cardiovasculares puede ayudarte a evitar la tensión y el exceso de uso, lo que potencialmente podría volver a lesionar tu espalda.

Advertencia

Siempre obtén la aprobación de tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Después de una lesión en la espalda y su recuperación, tu médico puede hacerte recomendaciones de ejercicios adecuados para tu condición. De acuerdo con Merck Manual Home Edition, cuando en un principio estés retomando tu programa de ejercicios, es posible que desees evitar los que implican torcer la espalda o detenerse de manera súbita, como el tenis y el baloncesto. Los movimientos de alto impacto, como el step aeróbico y trotar, pueden poner demasiada tensión en tu espalda cuando inicialmente estás retomando el ejercicio cardiovascular.

Caminar

Caminar es un ejercicio de bajo impacto que se puede realizar casi en cualquier lugar y es ideal para los pacientes que se recuperan de una lesión de espalda. Asegúrate de calentar tus músculos durante cinco minutos caminando más lentamente de lo normal y estirando la espalda, los brazos y las piernas. Cuando caminas, mantén la espalda lo más recta posible, pero no la aprietes. Si tu lesión te ha impedido realizar ejercicio durante algún tiempo, es posible que desees comenzar con incrementos de tiempos cortos: 10 a 15 minutos de caminata a la vez deben ser suficientes. A medida que aumentas la fuerza de tu espalda, camina 30 minutos a la vez. Apunta a realizar tres sesiones cardiovasculares por semana, aumentando hasta cinco, a medida que tu capacidad cardiovascular mejora.

Bicicleta reclinada

Una bicicleta reclinada pone menos tensión en la espalda que una bicicleta en posición vertical o una bicicleta estática. Ajusta el asiento a donde tus pies puedan pedalear cómodamente cuando utilizas la bicicleta. A medida que mejoras tu funcionamiento, puedes sostener el peso liviano, normalmente entre una a tres lbs, y realizar movimientos básicos tales como flexiones de bíceps (bicep curls) y prensa de hombros (shoulder presses) mientras pedaleas. Esto desarrolla los músculos y hace que el ejercicio sea más desafiante.

Yoga y Tai Chi

MedlinePlus recomienda estos ejercicios de relajación como medio para aumentar la capacidad aeróbica y aliviar el estrés. El yoga y el tai chi son prácticas antiguas que requieren que fluyas a través de una serie de poses. Mientras que algunos movimientos, como posiciones de yoga invertidas, pueden ser demasiado para tu espalda después de la lesión, otros son beneficiosos en el fortalecimiento de los músculos de base que soportan la espalda. Aunque hay videos de ejercicios disponibles, toma algunas clases con un instructor certificado antes de ir por tu cuenta, recomienda Medical News Today. Esto asegura que estás usando la postura y los métodos de respiración adecuados.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por maría echenique