Ejercicios con la banda de resistencia cruzada

No todos los ejercicios con bandas de resistencia requieren de una enorme cantidad de metros de banda, pero en algunos casos sí es necesario hacer bucles con las bandas, lo cual puede ocasionar desgaste prematuro. Para estos casos resulta conveniente utilizar la banda cruzada. Normalmente son más cortas que las bandas regulares y cuentan, por lo general, con agarraderas de cada lado. Estas agarraderas facilitan el uso y ayudan a proteger de tus zapatos las bandas cuando realizas ejercicios de pierna.

Ejercicios de pierna

Las agarraderas protectoras en la mayoría de las bandas cruzadas ayudan a realizar ejercicios para las piernas como abducción de cadera, patadas traseras y giros de muslo. Para realizar la abducción de cadera, coloca un pie en cada lado de la banda; párate en un pie y extiende el otro de manera suave lejos de tu cuerpo para generar resistencia con la banda. Para los muslos, sujeta uno de los lados de la banda alrededor de un soporte fijo (puede ser la pata de algún mueble firme). Coloca el tobillo del otro lado de la banda y flexiona la rodilla en contra de la resistencia de la banda. Para las patadas traseras, desliza uno de los extremos por una rodilla; arrodíllate sobre ella. Coloca el otro tobillo a través y estira la pierna por detrás de ti, como lo hace una mula o un caballo cuando patean.

Ejercicios para la parte superior del cuerpo

Debido a que las bandas cruzadas tienden a ser más cortas que las bandas elásticas convencionales, ayudan más fácilmente a realizar ejercicios para la parte superior del cuerpo con un rango de movimiento limitado. Por ejemplo, flexiones de concentración: de rodillas o sentado, con un pie sujeta uno de los extremos de la banda; sujeta el otro extremo y flexiona hacia tu pecho. Las bandas cruzadas también ayudan a los ejercicios de deltoides: sujeta cada uno de los extremos de la banda con las manos, frente a tu pecho a la altura de los pezones. Jala los extremos hacia afuera y regresa, como si estuvieras estirando enfrente de tu pecho. Asegúrate de que los codos se muevan durante el ejercicio -si se mantienen fijos, el movimiento no es el adecuado.

Ejercicios convencionales

También puedes utilizar las bandas cruzadas para prácticamente cualquier ejercicios de resistencia convencional, siempre y cuando no requieran de un rango de movimiento amplio. Las bandas elásticas pueden reventar si se estiran de más, así que en lugar de hacer flexiones de bíceps con ambas manos a la vez, párate en uno de los extremos y haz las flexiones con un sólo brazo. O limítate a realizar ejercicios que no dañen la banda, como flexiones, flexiones de pecho, extensiones de tríceps y agarre amplio lateral, hechos sin sujetar la banda por en medio.

Reflexiones

No importa qué forma tenga la banda elástica, siempre serán ligas gigantes. Así que antes de iniciar tu rutina de ejercicio, obsérvala con atención. Jala la banda en su totalidad y vuelve a observar. Si notas alguna grieta, jalón o decoloración, o cualquier otro indicio de desgaste, remplázala de inmediato.

Más galerías de fotos



Escrito por marie mulrooney | Traducido por ricardo frot