Ejercicios para ayudar al vértigo posicional

El vértigo posicional, o BPV según sus siglas en inglés, afecta del 2% al 3% de la población a lo largo de su vida, según un estudio publicado en el edición de julio de 2007 de la revista "Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry". El BPV se caracteriza por episodios recurrentes de mareos conocidos como vértigo, lo que implica una sensación de giro. Los episodios generalmente se activan por los movimientos rápidos de la cabeza. Aunque es incómodo y molesto, esta condición no es grave y por lo general mejora con ciertos ejercicios especializados.

Maniobra de Epley

Como ya se mencionó, hay varios ejercicios eficaces para mejorar esta condición. Cada uno implica una secuencia controlada de movimientos para volver a equilibrar los fluidos y partículas en la parte interna del oído. La maniobra de Epley es uno de los ejercicios más recomendados por la American Academy of Otolaryngology - Head and Neck Surgery. Esta comienza con una posición sentada y con la cabeza rotada a unos 45° hacia un lado. La cabeza luego debe rotarse a unos 90° hacia el lado opuesto. Luego la persona debe desplazarse a una posición de decúbito lateral para que su cuerpo se alinee con la cabeza. Finalmente, la secuencia termina con el individuo sentado nuevamente. Cada una de las posiciones debe mantenerse por unos 30 a 60 segundos. Dependiendo de si los síntomas persisten, el ejercicio puede repetirse de unas tres a cinco veces por sesión y varias veces a la semana.

Maniobra Semont

Esta maniobra también es recomendada por American Academy of Otolaryngology: Head and Neck Surgery. La secuencia comienza en la posición sentada. La persona debe girar su cabeza a unos 45° hacia el lado y rápidamente desplazarse a una posición recostada de lado con su cabeza sostenida. Luego de unos 30 segundos, rápidamente debe sentarse y darse vuelta para recostarse sobre su otro lado, sin pausar entre la posición sentada. Debe mantener su cabeza en la misma posición mientras trata de darse vuelta. Después de unos 30 segundos, la secuencia concluye con el individuo volviendo progresivamente a su posición inicial. Cuando se usa esta maniobra, es esencial establecer qué lado es el que está causando el síntoma de vértigo, debido a que la cabeza debe girarse hacia el lado opuesto durante todo el ejercicio.

Ejercicio Brandt-Darroff

Este ejercicio es una opción para el BPV. Comienza en una posición sentada. La persona debe girar su cabeza hacia un lado, inclinando su barbilla hacia su hombro antes de que, rápidamente, se recueste sobre su lado con su cabeza mirando hacia arriba. Después de unos 30 segundos, debe volver a la posición inicial y repetir el proceso en el otro lado, girando su cabeza en dirección opuesta. Toda la secuencia generalmente se repite unas cinco veces por sesión y varias veces por semana.

Efectividad ejercicios para BPV

Un estudio de investigación publicado en la edición del 2008 de "Journal of Otolaryngology and Head and Neck Surgery", reportó que las personas con este síntoma muestran mejoras a largo plazo con el tratamiento a base de ejercicios. Esta condición generalmente se resuelve por sí misma y sin tratamiento. Pero debido a la disconformidad dramática causada por las nauseas del vértigo, puede ser muy beneficioso usar los ejercicios para acelerar la mejora.

Ejercicios BPV con limitaciones físicas

Un estudio publicado en la edición de mayo de "Journal of Neurology", describe un ejercicio alternativo efectivo para las personas que tienen problemas para sentarse o para moverse fácilmente entre las posiciones de acostado y sentado. Este ejercicio consiste en alternar acostarse sobre un lado y sobre la espalda, luego recostarse sobre el otro lado mirando directamente hacia adelante. La persona luego debe volver a estar boca arriba antes de girar su cuerpo y recostarse sobre el otro lado mirando hacia arriba.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. heidi moawad | Traducido por stefanía saravia