Ejercicios para la articulación basal

La articulación basal, que es la articulación entre la muñeca y el dedo pulgar, de acuerdo con la American Society for Surgery of the Hand, es un sitio común para los problemas de artritis debido al desgaste gradual del cartílago, lo que se conoce clínicamente como osteoartritis. Ejercitar la articulación basal no solamente ayuda a preservar el rango de movimiento cuando se diagnostica la osteoartritis, sino que también puede ayudar a disminuir el dolor de la articulación como resultado de la fricción entre los huesos y el síndrome de túnel carpiano. Completa una serie de ejercicios para la articulación basal con la supervisión de tu médico.

Escribiendo en el aire

Una manera de mantener un suficiente rango de movimiento en la articulación basal es ejercitar la unión en la base del pulgar moviéndolo en diferentes direcciones. Sosteniendo tu mano justo en frente de ti, con tus dedos extendidos y tu pulgar apuntando hacia el techo, puedes usar tu pulgar para escribir tu nombre en el aire mientras mantienes tu mano y el resto de tus dedos inmóviles. Después de deletrear tu nombre, intenta otras palabras, eligiendo aquellas que requieren que estires y contraigas tu dedo. Escribe en el aire de cinco a 10 palabras dos veces al día.

Estiramiento de pulgar

Si sientes dolor durante el día, estirar tu articulación basal es un ejercicio que ayuda a aliviar el dolor asociado tradicionalmente con la artritis y otros problemas de las articulaciones. Comienza sosteniendo tus manos en frente de ti, a continuación voltea tus muñecas de manera que tus pulgares apunten hacia ti y las puntas de tus dedos apunten hacia el techo. Abre tus manos extendiendo bien tus dedos, enfocándote en jalar el área abajo de tu pulgar de manera que este baje. Estira por cinco a 10 segundo siempre y cuando no sientas dolor. Si este ejercicio te resulta doloroso, detente y consulta a tu médico.

Estiramiento de la muñeca

El dolor de tu articulación basal también afecta a tu muñeca, lo que puede dar como resultado una limitada flexibilidad. Mantén un rango de movimiento alto y estira tu muñeca dolorida extendiendo tu mano derecha en frente de ti con tu codo recto y tu palma hacia arriba. Usa tu mano izquierda para estirar los dedos de la mano derecha hacia abajo hasta que sientas un ligero estiramiento en la muñeca a través de la palma de tu mano, incluyendo la articulación basal. Sostén el estiramiento por cinco a 10 segundos y repite lo mismo con la otra mano.

Ejercicio diario

Las personas con osteoartritis y otros problemas de las articulaciones se benefician del ejercicio diario, justo como el resto de la población general. El truco es hacer ejercicios que ayuden a fortalecer las articulaciones sin agravar la condición. Mientras que levantar pesas y los ejercicios repetitivos pueden empeorar el dolor, los ejercicios de bajo impacto como los aeróbicos en agua, ayudan a ejercitar las manos y las muñecas sin producir efectos negativos. Date tiempo de hacer ejercicios buenos para tus articulaciones durante 30 minutos, pero primero habla con tu médico sobre lo avanzado de tu padecimiento para que él te recomiende actividades apropiadas.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por maria del rocio canales