Ejercicios para aliviar un cuello rígido

La rigidez en el cuello es un efecto secundario frecuente de la vida moderna. El National Health Service informa que sentarse en un escritorio durante largos periodos de tiempo, la mala postura y el estrés son causas comunes del dolor y rigidez en el cuello. Los ejercicios de estiramiento suaves pueden ayudar a aliviar la tensión y a restaurar el rango de movimiento, permitiéndote continuar con tus actividades diarias sin dolor.

Estiramiento en esquina

Estira tu cuello mientras estás parado en una esquina y obtén el beneficio adicional de estirar tu pecho y hombros. Mira hacia la esquina y extiende los brazos en una posición de meta de fútbol americano, con los codos doblados y los brazos a la altura del hombro. Coloca un antebrazo en cada pared e inclínate hacia adelante, bajando los codos de una a dos pulgadas por debajo de la altura del hombro si eso se siente más cómodo. Inclínate hacia delante hasta que sientas un estiramiento en pecho y hombros. Mantén la posición de 30 segundos a un minuto, respirando lenta y profundamente.

Estiramiento frontal y lateral

Estirar la parte posterior de tu cuello, bajando la barbilla hacia el pecho mientras estás de pie. Mueve los hombros hacia abajo y atrás, relajando cualquier tensión. Para aumentar el estiramiento, coloca una mano en la parte posterior de la cabeza y empuja suavemente hacia abajo. Tras mantener este estiramiento durante 30 segundos, lleva la cabeza hacia atrás a la posición vertical. Baja tu oreja derecha hacia tu hombro derecho, sin subirlo. Para aumentar el estiramiento, coloca la palma de tu mano derecha en el lado izquierdo de tu cabeza y empuja suavemente hacia abajo. Mantén este estiramiento durante 30 segundos y repite del otro lado.

Estiramiento de yoga

Utiliza una manta de yoga o una toalla grande de baño para ayudar a relajar tu cuello. Enrolla la manta en un cilindro, acuéstate en el suelo y colócala en posición horizontal por detrás del cuello, entre la parte inferior de tu cráneo y la parte superior de los omóplatos. Dobla las rodillas y los codos, y apoya las palmas de las manos en la frente, con los dedos apuntando hacia la parte superior de tu cabeza. Junta los codos. Inhala y exhala profundamente. Con cada exhalación, relaja los hombros aún más y amplía la distancia entre tu cabeza y tus hombros. Acuéstate sobre la manta por el tiempo que sea necesario. Después de quitar la manta, acuéstate boca arriba por un momento antes de levantarte.

Cuándo consultar a un médico

Algunos dolores de cuello no se pueden eliminar con el estiramiento. Las condiciones médicas que pueden causar dolor de cuello y rigidez incluyen tortícolis, artritis y radiculopatía. Si tu cuello está demasiado tenso o sientes una sensación de alfileres y agujas, o si tu rigidez en el cuello dura más de 48 horas, consulta a tu médico para que te diagnostique y te ofrezca opciones de tratamiento. Si tu dolor de cuello se produce inmediatamente después de una lesión, consulta a un médico de inmediato para evitar exacerbar el daño y el aumento de la rigidez.

Más galerías de fotos



Escrito por s.r. becker | Traducido por gerardo núñez noriega