Los ejercicios que alivian el PSD durante el embarazo

DSP, es sinónimo de disfunción de la sínfisis púbica. Un término más general de este trastorno es el dolor de cintura pélvica, una enfermedad que afecta a aproximadamente una de cada cinco mujeres embarazadas, de acuerdo con GP Online. La DSP se produce cuando los ligamentos de la articulación que conectan las dos mitades de la pelvis se ablandan preparándose para el momento de dar a luz, permitiendo más movimiento en las articulaciones de la pelvis, que puede causar dolor e inflamación en la región pélvica.

Causas y síntomas

Según el Centro del Bebé, una combinación de las hormonas del embarazo hacen que los ligamentos de la articulación de la pelvis se suavicen, lo que puede conducir al DSP. El dolor asociado con el DSP se da gradualmente, comenzando alrededor de la semana 20. Por lo general el dolor se siente en la espalda, pelvis o caderas, y también se puede sentir a lo largo de los muslos internos. También podría ir acompañado de una sensación de chirrido o chasqueo en el área púbica. Por lo general es peor en la noche, y puede ser exacerbado por los movimientos o actividades que causan que las caderas se abran, como caminar, subir escaleras, agacharse o girar en la cama.

Haz tus ejercicios de Kegel

Los ejercicios que fortalecen el suelo pélvico pueden ayudar a equilibrar los huesos de la pelvis y reducir su movimiento, lo que debería reducir el dolor y la inflamación, según la entrenadora del embarazo y entrenadora personal Wendy Powell. Éstos incluyen ejercicios de Kegel, que implican la contracción de los músculos del piso pélvico como si trataras de evitar orinarte o tirarte un gas. Los ejercicios de Kegel pueden realizarse prácticamente en cualquier lugar, y con la frecuencia que te sientas cómoda.

Inclinación de la pelvis o estiramiento del gato

Las poses de yoga conocidas como inclinación de la pelvis o estiramiento del gato, que se logra poniéndote sobre tus manos y rodillas y tirando del ombligo hacia la columna vertebral, arqueando la espalda como un gato e inclinando la pelvis hacia delante, es también un ejercicio pélvico comúnmente prescripto para el DSP. Este ejercicio también ayuda a fortalecer los músculos de la base pélvica y mejorar la estabilidad. La inclinación de la pelvis también se puede hacer en otras posiciones, incluyendo de pie contra una pared o sentado en un balón de estabilidad.

Ejercicios que se deben evitar

Aunque un poco de ejercicio puede ayudar a aliviar el dolor y los síntomas de la DSP, lo mejor es evitar los ejercicios que involucran pesas o levantar objetos pesados, ya que pueden sacar de lugar los huesos de la pelvis y empeorar el dolor. Los ejercicios que implican abrir las piernas más que el ancho de la cadera, como la brazada de natación, también se deben evitar. De acuerdo con Well Mother, caminar, especialmente a grandes zancadas, tampoco es recomendable. En general, antes de intentar cualquier programa de ejercicios durante el embarazo, lo mejor es consultar primero con tu obstetra. Ella te puede remitir a un fisioterapeuta obstétrico que puede ayudarte a desarrollar el mejor curso de tratamiento y terapia física.

Más galerías de fotos



Escrito por jean marie bauhaus | Traducido por vanina frickel