Ejercicios aeróbicos contra anaeróbicos para quemar grasa

Cuando te ejercitas, tu cuerpo necesita quemar energía en la forma de calorías. Las calorías se queman de las reservas de grasa y carbohidratos, pero cuánto de cada una de esas reservas uses dependerá del nivel de intensidad y la duración de tu entrenamiento. Tanto los ejercicios aeróbicos como los anaeróbicos queman grasa, pero lo hacen a diferentes ritmos, así que el tipo de ejercicio dependerá de tus metas personales de acondicionamiento físico.

Ejercicio aeróbico contra ejercicio anaeróbico

Aeróbico y anaeróbico son grandes palabras que se usan para señalar cuál sistema productor de energía de tu cuerpo está siendo usado para alimentarte de combustible durante un entrenamiento. Durante el ejercicio aeróbico, el oxígeno es tu principal fuente de energía. Los ejercicios anaeróbicos involucran movimientos más rápidos y explosivos que requieren de inmediatas reservas de energía. Debido a esto, los entrenamientos anaeróbicos tienden a quemar más calorías de los carbohidratos con respecto a la grasa, mientras que los entrenamientos aeróbicos hacen lo opuesto.

Calorías y pérdida de peso

Quemar grasa durante un entrenamiento suena bien, pero en la realidad no importa de dónde vengan tus calorías. Mientras estés quemando un número más alto de calorías de las que consumes durante un día, perderás peso. Para poder perder una libra, necesitas quemar aproximadamente 3,500 calorías, algo que no va a pasar simplemente dando haciendo una excursión casual en la caminadora. Este es el motivo por el que equilibrar un régimen de entrenamiento con la dieta y nutrición apropiados es esencial para encontrar tu peso ideal en la báscula.

Zona de quema de grasa

Existe el mito en la industria del acondicionamiento físico de que el ejercicio aeróbico de baja intensidad te mantiene en una zona ideal de quema de grasa, mientras que los ejercicios anaeróbicos enfocan tu metabolismo en la quema de carbohidratos. Aunque es verdad que los ejercicios aeróbicos queman más grasa en relación a los carbohidratos, los ejercicios anaeróbicos de alta intensidad queman más calorías totales de ambas fuentes. Adicionalmente, los entrenamientos anaeróbicos ponen a tu cuerpo en un periodo de consumo de energía post-ejercicio, en el que continúas quemando calorías a un ritmo acelerado por horas después de que llegas a casa después de ejercitarte en el gimnasio.

Conclusión

Uno de los beneficios intangibles asociados con el entrenamiento anaeróbico es que impulsan la liberación de un grupo específico de hormonas que producen crecimiento muscular y oxidación de grasa. Mientras que los ejercicios anaeróbicos parecen ser el método ideal para tanto quemar calorías como crear músculo, son intensos en naturaleza y no deberán realizarse en días consecutivos. De manera ideal, deberás alcanzar un equilibrio entre el ejercicio aeróbico y anaeróbico para desarrollar una rutina de entrenamiento completo.

Más galerías de fotos



Escrito por steven kelliher | Traducido por reyes valdes