Ejercicios aeróbicos acuáticos en piscina

Ejercitarse en una piscina proporciona un entrenamiento cardiovascular que es beneficioso para las articulaciones y músculos. La flotabilidad proporcionada por el agua hace el ejercicio permanente más fácil en las articulaciones de las caderas y las rodillas. El agua también proporciona resistencia de brazos y piernas, fortaleciendo de los músculos. Independientemente de si prefieres lo superficial o lo profundo de la piscina, hay varios de ejercicios aeróbicos acuáticos que puedes realizar para crear un ejercicio saludable.

Saltos en aguas poco profundas

Párate en un nivel de agua que quede en alguna parte entre el estómago y el pecho. Comienza con los pies juntos y luego empieza saltando hacia fuera y como harías saltos de tijera en la tierra. Este movimiento será más lento porque tienes que mover las piernas a través de la resistencia del agua. Puedes mantener tus brazos en el agua y moverlos a través de una pequeña gama de movimiento, hacia fuera y a los lados del cuerpo. También los puedes sacar del agua usando una gama completa de movimiento. Saca los brazos cuando las piernas se muevan. Salta de tres a cinco minutos y puedes volver a este movimiento entre cambios a nuevos ejercicios a lo largo de tu entrenamiento.

Grupo de círculos en aguas poco profundas

Párate en un nivel de agua que quede en alguna parte entre el estómago y el pecho. Si estás con un grupo, párense en un círculo en el que todos tengan a alguien enfrente. Marchando o corriendo, todos deben moverse uno hacia el otro y luego retroceder hacia afuera y alejarse uno del otro. Repitan cinco veces. A continuación, giren a la derecha y todos se moverán en un círculo, marchen o corran hacia la derecha. Hagan tres círculos y luego giren y muévanse en otra dirección. Sigan repitiendo la serie durante cinco minutos. También puedes hacer estos mismos movimientos sin un grupo.

Esquí de fondo en aguas profundas

Ponte un cinturón de peso comúnmente utilizado en aeróbicos en el agua para ayudar a sostenerte en aguas profundas. Tus pies no deben ser capaces de tocar el suelo para este ejercicio. Comienza con movimientos de tijera en las piernas adelante y atrás, manteniéndolas rectas como si hicieras esquí a campo traviesa en tierra. Para los brazos, puedes utilizar las pesas de piscina o sin peso en absoluto. Mueve los brazos bajo el agua en movimientos de tijera, al igual que las piernas. Mantén los brazos rectos y tu rango de movimiento debe permitirte subir casi a la superficie de la piscina y a los lados moviendo ligeramente detrás del cuerpo. Pretende seguir con este ejercicio y no sólo quedarte en un solo lugar. Desplázate hacia un lado de la piscina, da la vuelta y regresa. Continúa durante 10 minutos, pero se puede cambiar por los movimientos de brazos y piernas para evitar el aburrimiento, como con el movimiento enumerado a continuación.

Rodillas al pecho y los talones hacia abajo en aguas profundas

Ponte un cinturón de peso comúnmente utilizado en aeróbicos en el agua para ayudar a mantenerte en aguas profundas. Tus pies no deben ser capaces de tocar el suelo para este ejercicio. Comienza a avanzar como si corrieras en el agua y trae tus rodillas al pecho. Muévete a un extremo de la piscina y da la vuelta. Ve a tu punto de partida, pero ahora corre mientras pateas los talones hacia tu espalda. Puedes utilizar pesas pequeñas de piscina o ninguna en absoluto. Bombea simplemente tus brazos naturalmente bajo el agua como sería mientras corres en tierra. Esto se combina con el esquí de fondo y otros movimientos durante 10 minutos.

Más galerías de fotos



Escrito por lori rice | Traducido por malourdes mpineda