¿Los ejercicios abdominales pueden hacer que el núcleo del cuerpo se vea más grande?

Si estás buscando tener un abdomen delgado, los ejercicios abdominales deben estar en tu agenda. Sin embargo, éstos no queman grasas de forma directa, y si tienes un exceso de grasa, no obtendrás esos abdominales marcados sin importar cuántos hagas, nota Steve Holman, editor de "Iron Man Magazine". El entrenamiento abdominal excesivo puede incluso hacer que tu núcleo luzca más grande.

Lección de anatomía

Tu núcleo está compuesto de una sección interna y una externa. La sección interna comprende los músculos del suelo pélvico, el multífido y el músculo abdominal transverso. Estos músculos proveen de estabilidad y soporte para todo tu cuerpo. Por encima de ellos están los oblicuos y el abdominal recto, éstos son los que logran el súmmum del estado físico: los abdominales marcados.

Movimientos musculares

Al entrenar un músculo al punto de la fatiga, rompes el tejido muscular. Este tejido roto luego crece más fuerte y grande, asumiendo que has descansado lo suficiente y te has nutrido bien. Por lo tanto, cualquier ejercicio que fatigue tus músculos puede potencialmente llevar al crecimiento de la sección abdominal y hacerte lucir de un mayor tamaño.

Núcleo interno y externo

Entrenar los músculos internos del núcleo (el multífido, el suelo pélvico y los abdominales transverso) probablemente no logre un crecimiento notable, ya que éstos son músculos profundos y no pueden ser vistos en la superficie del cuerpo. La mejor forma de apuntar a estos músculos es con ejercicios de estabilización, como la plancha, la plancha lateral y la prensa con cable de pie, escribe el entrenador Eric Cressey en "Maximum Strength". Al realizar ejercicios para la parte exterior de núcleo, como las abdominales tradicionales, elevaciones de piernas o flexiones laterales, estás rompiendo tejido muscular y preparándote para un abdomen más grande y abultado.

Entrenamiento para el núcleo - De la forma correcta

La forma y tamaño de tus abdominales está principalmente determinada por la genética e incluso por la postura, de acuerdo con la entrenadora Deborah Mullen, de modo que si quieres un abdomen plano, concéntrate en pararte derecho y contraer los músculos abdominales. Entrena tu núcleo de la forma adecuada para aliviar y prevenir el dolor de la parte baja de la espalda, aconseja Len Kravitz de la University of New Mexico. Tus abdominales son muy delgados, explica Kravitz, lo que implica que el hecho de que se vuelvan muy grandes es improbable. Realiza principalmente ejercicios para la parte interna del núcleo como planchas para mejorar la postura, la fuerza y evitar lesiones.

Más galerías de fotos



Escrito por mike samuels | Traducido por mike tazenda