Ejercicio con el saco de velocidad

Conforme golpeas a la mancha enfrente de ti con una intensidad en aumento, tus reflejos se avivan, tus hombros arden y el ritmo enfoca tu concentración en la tarea que tienes por delante y un poco más. Este es un ejercicio para el saco de velocidad y junto con las manos rápidas estás desarrollando fuerza, velocidad y rendimiento. Ejercitarte efectivamente con un saco de velocidad requiere que aprendas a pegarle al saco con las dos manos en una rotación al azar por al menos 30 segundos sin parar.

Desarrollando velocidad

Pon tu temporizador para ejercicio por 30 segundos. Mientras golpeas a un paso regular cuenta cuántas veces conectas con el saco durante un intervalo. Si el número es 50, entonces que tu objetivo sea golpear el saco ese número de veces en otra ronda. Aumenta el número de golpes a 51 por dos rondas, luego a 52 y así sucesivamente para un total 8 rondas de 30 segundos. Recuerda siempre mantener tus manos arriba en tu cabeza. Esto no sólo te ayuda a conectar efectivamente, también refuerza el importante hábito de mantener tu guarda todo el tiempo.

Entrenando para ganar fuerza

Entre más grande y menos inflado esté un saco de velocidad, se necesita más fuerza para que rebote múltiples veces. Utiliza un saco grande que esté inflado hasta donde no haya pliegues en el cuero. Golpea el saco tan fuerte como puedas y cuenta cuántas veces golpea la parte trasera. Si el número es cinco, entonces golpea el saco 10 veces con la meta de igualar el número de rebotes en cada golpe. Haz un total de tres repeticiones por brazo y luego añade un rebote a la cantidad que tienes por objetivo para hacer seis repeticiones más. Continua de esta manera hasta que el número de rebotes sea de ocho por golpe para un total de 24 repeticiones. Conforme el número de rebotes aumenta, no te detengas después de cada golpe. Golpea de una posición regular de pelea cada vez.

Enfoque bien afinado

Tu lugar de objetivo es el punto central del estómago del saco en dónde la distancia de cada lado es igual a la distancia a la parte inferior. Si golpeas este lugar cada vez, el saco rebotará en línea directa de dónde fue golpeado. Afina bien tu puntería manipulando el lugar de objetivo sin perturbar el ritmo de tu rebote. Muévete en semicírculo alrededor del saco con pasos muy pequeños. Tu punto de enfoque cambiará muy ligeramente alrededor de la superficie del saco conforme te mueves. Haz esto por series de 30 segundos, haciendo que el saco rebote de acuerdo con la dirección en la que te mueves.

Ir más allá

Después de un minuto de golpear el saco de velocidad, empezarás a sentir fatiga, especialmente en los hombros. Después de un periodo de repeticiones, gradualmente aumenta el tiempo que puedes seguir sin parar, con tres minutos siendo la meta. Empieza con un minuto y añade treinta segundos a cada ronda con un minuto de descanso entre cada una. Usa un saco más grande e inflado moderadamente que requiera golpes más fuertes para un rebote más fuerte. Alternando tus manos permitirá que un brazo descanse mientras el otro trabaja. Gradualmente aumenta tu intensidad a la máxima velocidad y luego disminúyela gradualmente a una velocidad media en cada ronda.

Más galerías de fotos



Escrito por luke schmaltz | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez