El ejercicio y el reflujo ácido

Cuando una persona come una comida, la comida pasa a través de un tubo llamado esófago hasta el estómago. El reflujo ácido ocurre cuando el anillo del músculo que cierra el estómago durante la digestión se abre, permitiendo que el ácido del estómago y la digestión de los alimentos salpique hacia el esófago, causando una sensación de ardor en el pecho. El reflujo ácido puede ser estabilizado por el ejercicio de bajo impacto, la medicación y otros cambios de estilo de vida, como evitar los alimentos picantes.

Condición crónica

Un episodio ocasional de reflujo ácido, también conocido como ardor de estómago, es normal. Sin embargo, cuando la condición se vuelve crónica, se debe consultar a un médico. El reflujo ácido crónico significa que el anillo del músculo que cierra el estómago durante la digestión se ha debilitado y se abre con demasiada frecuencia. El reflujo ácido crónico se conoce como enfermedad de reflujo gastroesofágico o GERD. La razón exacta de que el anillo del músculo se abra con demasiada frecuencia no se entiende. Pero la condición debe ser tomada en serio, porque si el reflujo ácido crónico se deja sin tratamiento, a veces puede causar cáncer de esófago.

Disparadores

El reflujo ácido crónico puede desarrollarse a cualquier edad. La National Heart Burn Alliance es un grupo de apoyo para los adultos, y la Pediatric/Adolescent Gastroesophageal Reflux Association ayuda a los niños que viven con GERD. Los episodios de reflujo ácido son provocados por las comidas picantes, el embarazo, el tabaquismo, algunos tipos de ejercicios abdominales, el estrés, y muchas otras causas. Cada persona con acidez crónica deben llevar un diario y determinar qué alimentos y actividades disparan un ataque de reflujo ácido.

Cambios en el ejercicio

Las personas físicamente activas que sufren de reflujo ácido deben modificar sus ejercicios para disminuir la posibilidad de que el ácido del estómago se introduzca en el esófago. Algunos tipos de ejercicios de alto impacto disparan los ataques de reflujo ácido, al igual que algunos tipos de bebidas deportivas. Los entusiastas de correr, trotar y levantar pesas deberían considerar cambiar a ejercicios de bajo impacto, como caminar, andar en bicicleta, senderismo, natación, baile y pilates. En un ensayo sobre el "Exercise and Heart Burn" la National Heart Burn Alliance advierte específicamente contra los ejercicios que revierten el camino natural de la digestión, como pararse de cabeza o la tensión de los músculos abdominales, como sentadillas (situps) y abdominales (crunches).

Adictos a la televisión

Otro tipo de paciente que sufre de reflujo ácido es aquel que realiza muy poco ejercicio, el adicto a la televisión. Los ataques de reflujo ácido a menudo son causados ​​por el aumento de peso, de modo que el peso alrededor de la cintura, o la ropa demasiado ajustada que ejerce presión sobre el abdomen, fuerza el ácido del estómago hacia el esófago. La buena noticia para los adictos a la televisión es que un programa de ejercicio moderado puede ayudar a controlar el reflujo ácido, incluyendo caminar alrededor de la casa, subir tramos de escaleras o caminar por la calle durante media hora un par de veces a la semana . El uso de un servicio de standup o caminar de la estación de trabajo al hogar o viceversa puede ser otra manera de hacer ejercicio.

Esperanza

Aunque el reflujo ácido no se puede curar en la actualidad, los pacientes que siguen un programa de ejercicio de bajo impacto, evitar el reflujo ácido desencadenado por los alimentos picantes, dormir en una posición elevada y tomar la medicación con confianza, pueden esperar mejoras sustanciales en su condición.

Más galerías de fotos



Escrito por robin elizabeth margolis | Traducido por maría florencia lavorato