¿El ejercicio reduce el ritmo cardíaco?

Tu frecuencia cardíaca en reposo puede significar mucho. Puede reflejar tu nivel de condición física, la temperatura del aire, la altitud, lo que comiste recientemente y cuántas tazas de café tomaste esta mañana. Un alto ritmo cardíaco en reposo también puede señalar si te encuentras en riesgo de aterosclerosis, muerte súbita o enfermedad cardiovascular. El ejercicio aeróbico, durante el cual se eleva el ritmo cardíaco mediante el trabajo de grandes grupos musculares durante un período prolongado de tiempo, fortalece el corazón, lo entrena a bombear más sangre por cada contracción, y en última instancia conduce a una frecuencia cardíaca en reposo más lenta.

Un corazón más eficiente

El ejercicio regular a menudo resulta en una disminución de la frecuencia cardíaca en reposo de 5 a 25 latidos por minuto, de acuerdo con el científico del deporte Len Kravitz, un profesor de la University of New Mexico. Con un ritmo cardíaco lento, el ventrículo izquierdo del corazón tiene más tiempo para llenarse de sangre y más tiempo para llevar oxígeno y nutrientes al cuerpo y los músculos del corazón. Como resultado, el corazón se vuelve más eficiente en la satisfacción de las necesidades de tu cuerpo para obtener energía y oxígeno.

Ritmos cardíacos

La frecuencia cardíaca promedio para una persona en reposo es de 60 a 80 latidos por minuto. Según Kravitz, un atleta bien acondicionado, como un ciclista profesional o un corredor de maratón, podría tener una frecuencia cardíaca en reposo inferior a 40 latidos por minuto y la frecuencia cardíaca de una vida sedentaria, de adulto no acondicionado puede exceder los 100 latidos por minuto. El ritmo en reposo de una mujer tiene un promedio de ocho a 10 latidos por minuto más que un hombre similar entrenado.

Tomarte el pulso

El mejor momento para medir tu ritmo de descanso es al despertar, preferiblemente antes de levantarte de la cama, pero sin duda antes de tomar una taza de café, ya que la cafeína puede elevar tu ritmo cardíaco. Haz la prueba colocando los dos primeros dedos sobre la arteria en el cuello junto a la manzana de Adán y contando el número de veces que late en un minuto.

La zona aeróbica

Tu pulso en reposo aumenta de forma natural con la edad, pero tu frecuencia cardíaca máxima disminuye. Puedes estimar tu frecuencia cardíaca máxima restando tu edad a 220. La mejor zona de ritmo cardíaco para el ejercicio aeróbico es entre 50% y 75% de tu ritmo máximo. Eso significa que una persona de 40 años de edad quiere una frecuencia cardíaca de 90 a 135 latidos por minuto durante el ejercicio. Es normal que tu ritmo cardíaco permanezca ligeramente elevado durante varios minutos después de un entrenamiento.

¿Durante cuánto tiempo?

Para lograr una frecuencia cardíaca en reposo menor, deber ejercitar, por lo menos, 150 minutos a la semana en tu zona aeróbica. Si apenas estás comenzando un programa de ejercicios, aumenta tu tiempo de entrenamiento, poco a poco cada día. Puedes disfrutar de grandes beneficios para la salud mediante el ejercicio por más tiempo o a un nivel más vigoroso, como del 65% a 85% de tu ritmo cardíaco máximo.

Más galerías de fotos



Escrito por jim sloan | Traducido por sofia loffreda