¿El ejercicio reduce el acné?

La idea de que el ejercicio puede reducir el acné frecuentemente se explica por el efecto del sudor durante el ejercicio. Algunos de los llamados expertos en acné dicen que el sudor ayuda a remover las toxinas del cuerpo, de esta forma reduciendo los episodios de la enfermedad. Desafortunadamente, aunque atractiva, esta teoría no ha sido probada ni aprobada, para el momento de esta publicación. En lugar de eso, el ejercicio se puede utilizar como un complemento un estilo de vida saludable para reducir el acné de otras maneras. Si no tienes cuidado, el ejercicio puede provocar acné también, así que cuida de tu piel después de ejercitarte.

Regulación hormonal

Durante los cambios clave en tu vida, tales como la pubertad, el embarazo y la menopausia, experimentas una afluencia de hormonas que pueden hacer que tu piel se descomponga. El resultado es un acné expandido y notable, especialmente si tienes sobrepeso y estás en riesgo de cambios hormonales. El ejercicio ayuda a regular tus hormonas a través del manejo del peso para que sus efectos colaterales sean disminuidos. No esperes que el ejercicio sea una cura mágica única; necesita ir acompañado de una dieta apropiada para tener un impacto positivo sobre tu acné.

Reducción del estrés

Una hora en el gimnasio puede hacer maravillas por tu nivel de estrés, lo que puede subsecuentemente disminuir tu nivel de acné. Los episodios de acné frecuentemente ocurren como resultado de niveles incrementados de cortisol en tu sangre. El cortisol puede desencadenar una sobreproducción en tus glándulas de grasa, dando como resultado una tez irregular. Al usar el ejercicio para disminuir el nivel de estrés, puedes mantener los niveles de cortisol bajos para ver una mejora en tu acné.

Efectos contraproducentes

Aunque el ejercicio puede tener un impacto positivo sobre tu acné, también puede ser mucho peor si tienes hábitos de higiene pobres durante y después del gimnasio. Tocar las varias piezas de equipo de ejercicios comunitario y después tocar tu piel disemina las bacterias y tapa los poros. El sudor que excretas durante el ejercicio también puede provocar acné, específicamente si es absorbido por tus prendas para ejercicios y dejas que repose sobre tu piel. No ducharte después de una sesión puede dejar tu piel tibia, húmeda e ideal para las bacterias.

Prevención del acné

El ejercicio para reducir el acné requiere la mejor higiene posible. Siempre limpia las máquinas de ejercicios comunitarias con toallitas antibacteriales antes de utilizar la máquina. Después, evita tocar tu cara y usa una toalla para absorber el sudor en lugar de tus manos. Utiliza ropa deportiva que esté hecha de telas naturales para permitir una mejor circulación y mantener la humedad lejos de tu piel. Cuando hayas terminado con tus ejercicios, date una ducha y utiliza un enjuague corporal medicado para limpiar el exceso de sudor y grasa para tener una piel más limpia.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por laura de alba