Ejercicio para la rabdomiólisis inducida

La rabdomiólisis involucra la ruptura de las fibras musculares. El trastorno puede ser inducido por actividad extrema y causa que tu cuerpo produzca altos niveles de creatinina quinasa. Las sustancias que incluyen la mioglobina (la proteína responsable del pigmento rojo de tus músculos) se liberan en tu torrente sanguíneo. Como resultado de esto, puede ocurrir daño renal grave, así como la manifestación de falla renal y necrosis tubular aguda.

Rabdomiólisis


La repetición de ejercicios intensos puede llevar a rabdomiólisis.

El ejercicio extenuante puede resultar en rabdomiólisis independientemente de tu edad, género o nivel de ejercicio físico. Cuando las fibras musculares del esqueleto que se encuentran en tus brazos y piernas se estrían y se desgarran seguido de un exceso de ejercicio prolongado, la creatinina quinasa y la mioglobina entran al torrente sanguíneo. La mioglobina puede causar daño severo cuando se filtra en tus riñones, bloqueando las estructuras y limitando el flujo de oxígeno en el tejido renal. Correr una maratón, levantar pesas y otros ejercicios y actividades extenuantes intensas pueden llevar a rabdomiólisis y, mientras más intensa sea tu rutina de ejercicio, más graves serán tus síntomas.

Causas de la rabdomiólisis


Puedes sufrir rabdomiólisis aún cuando hagas ejercicio de forma extrema.

El ejercicio excesivo y extenuante es una causa conocida de la rabdomiólisis, aunque el alcoholismo, los golpes de calor, las lesiones por fracturas y el exceso de uso de ciertas drogas aumentan tu riesgo a desarrollar esta condición. Los trastornos genéticos hereditarios por distrofia muscular de Duchenne y la enfermedad de McArdle se dice que también son factores de predisposición.

Caso de estudio y síntomas

El "British Journal of Sports Medicine" resaltó un caso en el que 119 estudiantes de preparatoria de Taipai desarrollaron rabdomiólisis después de realizar ejercicio intenso y vigoroso. Muchos de los estudiantes desarrollaron la condición de dos a cuatro días después de haber completado 120 lagartijas en cinco minutos y mostraron los signos clásicos como debilidad y dolor muscular mientras que su orina cambiaba a un color oscuro. Los problemas de respiración, un ritmo cardiaco acelerado, nausea y confusión mental también son síntomas de la rabdomiólisis.

Diagnóstico, prevención y tratamiento


Beber mucha agua después de haber hecho ejercicio puede reducir tu riesgo de sufrir rabdomiólisis.

Una biopsia para analizar el tejido muscular, análisis de sangre para revisar los niveles de creatinina quinasa, un examen de orina, un escáner TAC y una IRM se pueden usar para revisar si sufres de rabdomiólisis. Beber demasiada agua después del ejercicio y de la actividad extenuante pueden ayudar en la prevención de esta condición, ya que el agua ayuda a nivelar la mioglobina de los riñones y diluye la orina. La hidratación también es importante en el tratamiento por rabdomiólisis. Los líquidos pueden administrarse por vía intravenosa, dependiendo de la gravedad de la condición. La diálisis renal también se puede administrar en los casos por separado, así como medicamentos como diuréticos y bicarbonatos como parte del plan de tratamiento, dado que tu cuerpo está produciendo suficientes cantidades de orina.

Más galerías de fotos



Escrito por eshe asale | Traducido por karen angelica malagon espinosa