¿El ejercicio puede producir hinchazón?

Una sesión intensa de ejercicios puede hacerte sentir hinchado. Esta sensación podría ser causada por una patología llamada hiponatremia, que aparece cuando los niveles de sodio están reducidos en la sangre y las células comienzan a retener agua. Si experimentas síntomas de hiponatremia, como hinchazón, mareos, fatiga, náuseas y debilidad muscular, contacta a tu médico.

Deshidratación

La hinchazón es un síntoma de deshidratación. Cuando tu cuerpo no obtiene suficientes líquidos, retendrá líquidos y notarás cierta hinchazón. Para evitar la deshidratación durante el ejercicio, bebe agua antes, durante y luego de cada sesión de entrenamiento. Para manejar los niveles de electrolitos y evitar que tus niveles de sodio caigan, considera beber una bebida deportiva en lugar de agua.

Calor

El calor también puede ser un factor que influya sobre la retención de agua al final de una sesión de entrenamiento. Cuando sudas, liberas sodio y agua del cuerpo. La reducción de sodio y la pérdida de agua puede producir una retención de agua y hacerte sentir hinchado al final de la sesión. Para combatir este problema, ejercítate en ambientes con clima controlado y usa prendas cómodas y respirables.

Ingesta excesiva de líquidos

Consumir cantidad excesiva de agua durante las sesiones de ejercicio intensas puede producir hiponatremia. Cuando bebes mucha agua durante una maratón o triatlón, el contenido de sodio de tu sangre puede diluirse. Según el American College of Sports Medicine, las personas que son propensas a esta patología son las que sudan menos, tienen menor contextura corporal y corren más lento durante las competencias.

Consideraciones

Algunas patologías médicas puede producir hinchazón y este síntoma no siempre es causado por el ejercicio. Otras razones por las que puedes sufrir hinchazón son el síndrome premenstrual, los gases, el estreñimiento y la obstrucción intestinal. También puede ser un efecto secundario de un suplemento o medicamento que estés usando.

Más galerías de fotos



Escrito por heather topham wood | Traducido por paula santa cruz