¿Puedo hacer ejercicio cuando tengo plica?

La plica es una manga de tejido dentro de tu rodilla que permite que tu articulación se mueva sin restricción. La plica media, la banda de tejido desde la parte inferior de la tapa de tu rodilla por el lado interno de la articulación, generalmente es el problema cuando aparece el dolor. Puede aparecer una variedad de síntomas con el síndrome de la plica que pueden causar incomodidad cuando haces ejercicio. Deberás buscar evaluación médica y el tratamiento correcto si se te diagnostica el síndrome de la plica.

Síntomas

Con el síndrome de la plica, generalmente sientes dolor específico en el costado interno de tu rodilla. La zona puede estar blanda al tacto. La inflamación en y alrededor de tu rodilla también puede ser evidente. Puedes experimentar un chasquido dentro de tu articulación cuando doblas y estiras tu pierna. El dolor agudo puede ocurrir con una plica inflamada que está más gruesa y queda pellizcada entre la tapa de tu rodilla y el hueso del muslo.

Ejercicio

Utiliza el dolor y la incomodidad como guía para hacer el ejercicio apropiado. Las actividades como correr, andar en bicicleta, subir escaleras y entrenar con elíptico deberán estar limitados o discontinuados hasta que busques una evaluación por parte de tu médico. Realiza un entrenamiento de peso para la parte superior de tu cuerpo y ejercicios de bajo impacto como caminar, si estas actividades no empeoran tus síntomas. Realizar ejercicios de resistencia progresivos para mejorar la fuerza de tus cuádriceps, bíceps femorales y pantorrillas puede ser beneficioso cuando la inflamación de la plica está bajo control.

Tratamiento

Si sospechas que tu síndrome de la plica está basado en el dolor y la inflamación de tu rodilla, deberás descansar, aplicar hielo a la zona afectada y elevar tu pierna. Utiliza compresas de hielo y masajes para reducir la inflamación. Tu médico te puede recetar medicamentos antiinflamatorios. En algunos casos, tu médico puede utilizar una inyección de cortisona para reducir rápidamente la inflamación alrededor de la plica. El ultrasonido también puede ser efectivo. Si tus síntomas continúan después de un tratamiento no quirúrgico, puede que sea necesaria la cirugía para quitar la plica.

Recomendaciones

Si estás experimentando dolor e inflamación, minimiza tu participación en ejercicios de alto impacto que implican la flexión y extensión significativa de tu rodilla. Sigue el consejo de tu médico o profesional de la salud para lograr una cura óptima de una plica con un tratamiento no quirúrgico. Si se realiza una cirugía con un artroscopio para quitar la plica afectada, podrás volver a hacer tu rutina de ejercicios 4 a 6 semanas después de la terapia física.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon brunner | Traducido por aldana avale