El ejercicio por la mañana se hace antes o después del desayuno

Quienes se levantan temprano y hacen ejercicio inmediatamente, están más propensos a mantener sus hábitos saludables, al menos así lo sugiere Cedric Bryant, director del área científica del American Council on Exercise. Cuando vas al gimnasio cuando el sol se levanta, en realidad tus deberes diarios no han comenzado, por lo que tu plan de entrenamiento es menos propenso a ser interrumpido. Sin embargo, es posible que pienses que desayunar antes de hacer ejercicio puede quitarte energía o impedir la quema de grasa, pero un bocadillo antes de entrenar puede ayudarte a rendir al máximo.

¿Mejora la quema de grasa?

Algunos entrenadores y los entusiastas del ejercicio aseguran que puedes adelgazar si renuncias a comer antes del entrenamiento, pero la ciencia apoya esta premisa. Un estudio que fue escrito por investigadores de la Universidad de Colorado y publicado en una edición del 2002 de la "International Journal of Sports Nutrition and Exercise Metabolism", afirma que obtienes una mayor quema de grasa cuando haces ejercicio después de un ayuno nocturno, pero es insignificante en comparación con el ejercicio después de una comida. La edición 2011 de "Strength and Conditioning Journal" revisó varios estudios que examinaron el efecto de hacer ejercicio en ayunas y encontraron que la quema de calorías es aproximadamente la misma en este estado y después de comer bien, pero es más probable que la gente queme músculos y grasa cuando no han comido.

Comer para obtener energía

Sin desayunar primero, tu rendimiento durante el ejercicio puede ser muy bajo y generalmente vas a terminar quemando menos calorías, ya que simplemente no tienes la energía para comenzar tu entrenamiento. Sin embargo, no tienes que tener un bufé antes del ejercicio para darte la suficiente energía, ya que la mitad de una barra de energía, un pequeño recipiente de yogur o incluso una simple banana puede ser suficiente para mantenerte en acción. Después de tu sesión de ejercicios puedes consumir una comida más grande, como una tortilla de clara de huevo con pan integral tostado, un batido de frutas con yogur o un plato de avena con dátiles y nueces. Una combinación de proteínas y carbohidratos puede ayudarte a reparar y restaurar el glucógeno muscular (la energía), que se almacena en tus músculos.

Aún así puedes quemar calorías

Un pequeño desayuno antes de tu entrenamiento no pone en peligro tus esfuerzos por perder peso. Una comida no va a estropear tus esfuerzos, por lo que puedes contar al desayuno que comas antes del ejercicio como parte de tu consumo total de calorías diarias para que puedas permanecer igual o por debajo de la cantidad que quemas durante el día. Esto garantiza el mantenimiento o la pérdida de peso. Incluso puedes darte cuenta de que controlas tu hambre durante el resto del día cuando comes antes de tus ejercicios matutinos. El estudio de la "International Journal of Sports Nutrition and Exercise Metabolism" mencionado anteriormente encontró que las mujeres que consumían una bebida de carbohidratos antes del ejercicio necesitaban consumir menos calorías durante el resto del día.

Mantén esto en mente

Algunas personas prefieren no consumir nada antes de entrenar por la mañana, ya que esto les causa náuseas o malestar. Si tus ejercicios matutinos son cortos (duran de 20 a 30 minutos), y son de intensidad leve o moderada, probablemente puedas hacerlos sin desayunar antes. Cuando planeas hacer ejercicio durante más de 60 minutos, puedes asegurar el éxito de tu entrenamiento con algo de alimento en tu sistema. Si los alimentos sólidos del desayuno son demasiados, toma unos sorbos de una bebida deportiva o un batido de proteína de suero, que pueden ser más fáciles de digerir.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por josué miraflores m