Ejercicio, intolerancia al calor y mareos

Es normal que la temperatura corporal se eleve cuando se hace ejercicio. Sin embargo, si tienes una tendencia natural a sobrecalentarte, puedes experimentar intolerancia al calor, acompañada de mareos, incluso sin hacer ejercicio. Si eres particularmente sensible al calor y tiendes a marearte durante el ejercicio, consulta a tu médico para descartar cualquier tipo de problemas médicos subyacentes.

Síntomas

Uno de los síntomas más comunes de la intolerancia al calor es el mareo. Cuando se producen los mareos debido al aumento de la temperatura corporal, también pueden aparecer otros síntomas. Puedes sudar profusamente, sobrecalentarte o sentirte extremadamente caliente, o palpitaciones del corazón, pulso acelerado, náuseas, vómitos y dolores de cabeza. La mayoría de estos síntomas tienden a aparecer poco a poco y empeorar a medida que continúas en movimiento o haciendo ejercicio. Si nunca antes has experimentado los síntomas, o si estos van acompañados de dolor en el pecho, busca atención médica inmediata.

Causas

La mayoría de las causas de la intolerancia al calor son de naturaleza hereditaria, y puede empezar a ocurrir en alguna medida en la infancia o la adolescencia. Otras causas de la intolerancia al calor incluyen medicamentos como las anfetaminas, el consumo excesivo de cafeína, el embarazo, la menopausia y el hipertiroidismo o la tiroides hiperactiva. Para determinar la causa y establecer el diagnóstico correcto, el médico te hará preguntas acerca de tu intolerancia al calor y el mareo, si sólo se produce antes del ejercicio, durante o después. También podría preguntarte si los síntomas ocurren de vez en cuando o sólo cuando haces ejercicio, y si los síntomas persisten cuando el clima está fresco, o sólo cuando hay temperaturas elevadas.

Tratamiento

Si la intolerancia al calor se produce en condiciones de alta temperatura y has estado haciendo ejercicio con altas temperaturas corporales, puede que te estés preparando para un posible golpe de calor. Esto puede ser grave, ya que puede incluir el agotamiento por calor o el golpe de calor en el que la temperatura corporal se eleva por encima de los 106 grados Fahrenheit (41 grados Celsius) con bastante rapidez. Si esto sucede, baja tu temperatura yendo a un sitio más fresco, bebe mucho líquido o busca atención médica de emergencia. Puedes tratar la mayoría de los casos de intolerancia al calor con relajación, moviéndote a un lugar fresco y enfriando la temperatura del cuerpo con bolsas de hielo y colocando la cabeza entre las piernas hasta que la sensación de vértigo desaparezca.

Prevención

Evita la intolerancia al calor y los mareos durante el ejercicio bebiendo suficiente cantidad de agua o bebidas deportivas para mantenerte hidratado, mientras pierdes líquido corporal. La deshidratación puede provocar mareos y acelerar el ritmo cardíaco, así que asegúrate de llevar contigo suficiente líquido para tu programa completo de ejercicios. Usa ropa fresca, suelta, y no sobrecalientes deliberadamente tu cuerpo usando múltiples cubiertas. Selecciona un lugar fresco para hacer ejercicio, como una habitación con aire acondicionado, o corre o trota temprano en la mañana o temprano en la noche, cuando las temperaturas son más frescas.

Más galerías de fotos



Escrito por julie boehlke | Traducido por vanina frickel