Ejercicio físico e hipoglucemia

La hipoglucemia, o los niveles bajos de azúcar en sangre, ocurre cuando los niveles de glucosa en sangre disminuyen por debajo de lo normal, que es 70 mg/dl. Cuando esto ocurre, puedes comenzar a temblar, o volverte nervioso, confundido, mareado o con falta de equilibrio y débil o tener problemas para hablar. La hipoglucemia puede ocurrirle a cualquier persona y suele ser un problema en personas que realizan mucho ejercicio físico que dura más de una hora.

Efectos de la hipoglucemia

En la mayoría de los casos, la hipoglucemia es leve y se puede tratar rápidamente comiendo o tomando una pequeña cantidad de alimentos ricos en glucosa, como jugo de frutas o miel. La hipoglucemia suele ocurrir repentinamente y, si no se la trata, puede conllevar a confusión, torpeza o desmayos. La hipoglucemia grave puede conllevar a ataques epilépticos, coma e incluso la muerte, de acuerdo a "National Diabetes Information Clearinghouse" (Agencia Nacional de Información de Diabetes). Sin embargo, se puede prevenir al planear los horarios de tus comidas más adecuadamente con anterioridad, durante y luego del ejercicio.

Glucógeno muscular

El glucógeno muscular es la fuente principal de energía que se utiliza durante el ejercicio, y el consumo de estos niveles suele ser la causa principal de fatiga y cansancio al ejercitarse durante más de una hora. Los corredores de largas distancias, así como los ciclistas y los que realizan triatlón, que ejercitan durante varias horas, suelen practicar la carga de glucógeno o la carga de carbohidratos. La carga de glucógeno ocurre cuando el atleta consume una comida rica en carbohidratos los días y horas antes del evento. Esta práctica garantiza que los músculos se encuentren llenos de oxígeno y reduce el riesgo de desarrollar hipoglucemia.

Ejercicios previos

En deportes de resistencia, el desempeño se puede mejorar y la hipoglucemia se puede prevenir al consumir carbohidratos dentro de los cinco minutos del comienzo de la actividad o más de dos horas antes del ejercicio. El atleta no debe ingerir comidas con carbhoidratos durante el período de 15 a 45 minutos antes del ejercicio, ya que puede causar hipoglucemia inmediatamente después del comienzo de la actividad, de acuerdo a Jack H. Wilmore y David L. Costill, autores de "Physiology of Sport and Exercise" (Fisiología del Deporte y Ejercicio). Esto ocurre porque la glucosa se absorbe en los músculos a una tasa muy elevada, lo que conlleva a bajos niveles de azúcar en sangre.

Durante el ejercicio

Los individuos que realizan actividades físicas durante más de una hora pueden prevenir la hipoglucemia al ingerir carbohidratos durante la realización del ejercicio, generalmente en forma de gel o líquido. Diversos estudios han demostrado que el desempeño se ve mejorado cuando los individuos consumen carbohidratos a intervalos regulares durante la realización del ejercicio, los cuales conllevan de una a cuatro horas, de acuerdo a Wilmore y Costill.

Luego del ejercicio

Luego de una prolongada actividad física, aún corres el riesgo de desarrollar hipoglucemia varias horas después. Esto ocurre porque los niveles de glucógeno se encuentran bajos luego del ejercicio y es necesario que se recuperen. El glucógeno muscular se puede recuperar inmediatamente después del ejercicio con una cantidad adecuada de consumo de carbohidratos para prevenir los niveles bajos de azúcar en sangre. El período en los primeros 30 a 60 minutos luego del ejercicio es crítico, ya que los músculos pueden consumir glucosa sin necesidad de insulina, de acuerdo a Sheri Colberg, Ph.D., FACSM.

Más galerías de fotos



Escrito por heather hitchcock | Traducido por florencia prieto