El ejercicio físico y tu corazón

Controla tu estilo de vida nuevo y activo

La actividad física es beneficiosa para la salud del corazón.

Los entrenamientos excesivamente intensivos durante los fines de semana no son necesariamente los mejores. Es el ejercicio constante, los 30 minutos al día, lo que realmente te hace triunfar.

— Leslie Saxon, jefa de Medicina Cardiovascular de la Escuela Keck de Medicina de la USC

Es innegable. El ejercicio es bueno para ti. Los estudios han demostrado que el ejercicio ayuda a controlar el peso, reducir el riesgo de cáncer, mejorar el estado de ánimo, disminuir el colesterol y la presión arterial, y reducir el riesgo de accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardiovasculares. De hecho, un estudio realizado por el Hospital de la Mujer de Brigham mostró una impresionante reducción del 40% de los infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares en las personas que practicaban constante actividad física. Si ya practicas algún deporte o vas al gimnasio rutinariamente, o estás pensando en comenzar un entrenamiento, tómate un momento para considerar una de las cosas que probablemente esperas beneficiar: tu corazón. Consulta a tu médico regularmente. Familiarízate con los números. Prioriza conocer tu corazón y su salud básica, y estarás listo para lidiar con el cardio necesario para un régimen de ejercicio saludable.

Conoce tu corazón

Si ya corres varios kilómetros durante la semana, la necesidad de estar saludable del corazón para soportar el ejercicio vigoroso no es especialmente preocupante. Pero sí es importante si estás buscando comenzar un programa de ejercicios dirigido por tú mismo.

"Los hombres y las mujeres asintomáticas que planean realizar actividad física no tienen que consultar con un médico", dijo el Dr. Sanjay Bindra, profesor asistente de cardiología del Centro Médico y Hospital de Ortopedia de Santa Mónica de UCLA. "Las personas sintomáticas o con alguna enfermedad cardiovascular, diabetes o cualquier problema médico, deben consultar a un médico antes de cualquier aumento en la actividad física".

Si te preguntas en qué condición te encuentras, las visitas regulares al médico te pueden dar la respuesta. Los cardiólogos insisten con que siempre debes saber tus números: la presión arterial, la frecuencia cardíaca en reposo, y tus niveles de colesterol.

Los controles anuales son una necesidad, incluso para los jóvenes saludables. Familiarizarte con tus condiciones cardíacas básicas te proporciona una base, sobre la cual puedes volver a evaluar tu salud y tu estado físico a medida que creces.

Tu peso también juega un papel importante, al igual que tu historia familiar.

"Si estás considerando participar en deportes competitivos, es importante hacerse un examen físico y saber si tu familia tiene antecedentes de enfermedad cardíaca", dijo la Dra. Leslie Saxon, directora de Medicina Cardiovascular de la Escuela de Medicina Keck de la USC. "Si presentas síntomas con el ejercicio, como el dolor de pecho o sensación de desmayo, también es importante informarle a tu médico".

Incluso sin consultar a tu médico, es fácil reconocer que un dolor en el pecho durante cualquier actividad es una advertencia. La fatiga extrema, en lugar de un cansancio que apenas debería aumentar tu ritmo cardíaco, también debería preocuparte.

En las mujeres, los síntomas pueden incluir dolor en la mandíbula o en el cuello, así como náuseas. Un estudio publicado en 2003 en "Circulation", la revista de la Asociación Americana del Corazón, el cansancio inusual fue el síntoma más frecuente seguido de las alteraciones del sueño y dificultad para respirar.

"Entonces simplemente se trata de la salud del corazón", dijo Saxon.

Hábitos saludables, corazón saludable

Una dieta saludable y la hidratación correcta son dos requisitos previos para el ejercicio seguro y eficaz, así como para un corazón que funciona con eficacia. Sin embargo, debes tener un poco de sentido común.

Hay momentos en que debes pensar dos veces antes de hacer un ejercicio intensivo.

"¿Vas a arriesgarte debido a que bebiste toda la noche, y al día siguiente decidiste correr un maratón o una carrera de bicicleta de 100 millas? Un montón de chicos jóvenes lo hacen", dijo Saxon.

La independencia natural en la cultura estadounidense, y armar tu propia rutina de ejercicios no es infrecuente. Pero para aquellos que regresan al gimnasio o pasan más tiempo sentados en el sofá que de pie, comenzar un programa de entrenamiento con un entrenador puede ayudar a mitigar los problemas potenciales.

Al igual que un médico, un entrenador tendrá en cuenta tu nivel de condición física y hará las preguntas necesarias.

"La clave, cuando se trata del corazón, es saber si han tenido problemas anteriores con el corazón", dijo Carla Sottovia, directora de fitness y entrenamiento personal en el Cooper Fitness Center en Dallas. "Si han tenido un ataque al corazón antes o si han tenido alguna señal de advertencia importante que han tratado en el pasado. ¿Vienen de una vida totalmente sedentaria? Si no han hecho nada en los últimos seis meses o un año, y llevaron un estilo de vida sedentario total, habría otro gran factor de riesgo ahí.

Sigue ejercitando

Nada menos que 250.000 muertes al año se atribuyen a la falta de actividad física, según la Asociación Americana del Corazón. Y un estudio publicado en la edición del 02 de diciembre de 1993, del "New England Journal of Medicine", citó un riesgo 100% mayor de ataque cardíaco entre los estadounidenses sedentarios "durante el ejercicio vigoroso que durante la actividad ligera o ninguna".

Conocer tu nivel de condición física básica y establecer tu línea base de salud te llevará en la dirección correcta.

Y asegúrate de saber qué entrenamientos beneficiarán más a tu corazón.

"Para la salud cardiovascular, es el ejercicio aeróbico", dijo Saxon. "Tiene menos pesas y ejercicios isométricos que a muchos les gusta".

"Aumenta gradualmente", agregó. "Los entrenamientos excesivamente intensivos durante los fines de semana no son necesariamente los mejores. Es el ejercicio constante, los 30 minutos al día, lo que realmente te hace triunfar y, probablemente, es más saludable.

Así que mantén tu compromiso y sigue adelante con tu programa de ejercicios. No te olvides, después de todo, que esto beneficia a tu salud en el largo plazo.

Foto: Comstock/Comstock/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por mike scarr
Traducido por sofia loffreda