¿Qué es un ejercicio extenuante?

La definición de ejercicio físico extenuante o vigoroso es en gran medida una cuestión de percepción, ya que depende de lo intensa que te resulte una actividad en particular, según Mayo Clinic. Alguien que esté fuera de forma puede encontrar que una caminata es bastante agotadora, mientras que para un maratonista podría no constituir ningún desafío. La frecuencia cardíaca puede decir qué tan vigoroso es un ejercicio para tu cuerpo. En general, cuanto más intenso sea el ejercicio, más rápido late tu corazón.

Consideraciones

Lo singles en tenis, saltar la cuerda, correr, trotar, la marcha atlética y el baile aeróbico son algunos ejemplos de ejercicio extenuante o vigoroso. El senderismo cuesta arriba con una mochila cargada o andar en bicicleta a por lo menos 10 mph también se considera agotador y puede serlo aún más si eres sedentario. Un indicio de que estás haciendo un ejercicio extenuante es que tengas que parar y respirar cada pocas palabras durante una conversación.

Midiendo la intensidad

Comprobar tu frecuencia cardíaca durante el ejercicio te puede dar una lectura honesta de qué tanto está trabajando tu cuerpo. Empieza encontrando tu ritmo cardíaco máximo, o MHR, que es el mayor esfuerzo que es capaz de hacer tu corazón. Resta tu edad a 220 para obtener tu MHR. Una persona de 30 años de edad tiene entonces una frecuencia cardíaca máxima de 190. A los 60 años de edad, tiene un MHR de 160. Eso significa que 160 es el número máximo de veces que el corazón debería latir por minuto mientras se está haciendo ejercicio. El ejercicio vigoroso o extenuante usa 70 a 85 por ciento de tu ritmo cardíaco máximo.

Inconvenientes versus beneficios

El ejercicio de muy alta intensidad aumenta el riesgo de lesiones, puede debilitar el sistema inmunitario temporalmente y aumentar el riesgo de infección respiratoria, advierte el University of Pittsburgh Medical Center. Sin embargo, los entrenamientos vigorosos también pueden hacerte más fuerte, luchar contra la obesidad y ofrecer una serie de otros beneficios importantes para la salud. El ejercicio extenuante puede ayudarte a combatir la depresión y promover la longevidad en los pacientes con condiciones cardíacas así como reducir los síntomas de asma, osteoartritis y diabetes tipo 2.

Precauciones / Perspectivas

Tratar de hacer más que lo que tu cuerpo puede manejar puede ser peligroso, advierte el University of Maryland Medical Center. El dolor, la dificultad para respirar o la sensación de que debes terminar con tu entrenamiento pueden ser signos de que te estás esforzando demasiado. Da un paso atrás y poco a poco aumenta la intensidad del ejercicio hasta que tu cuerpo adquiera fuerza y ​​resistencia.

Más galerías de fotos



Escrito por karen hellesvig-gaskell | Traducido por martin santiago