¿Porqué no puedo hacer ejercicio después de una septoplastia?

La Septoplastia es una intervención quirúrgica durante la cual el tabique (septum), el hueso y el cartílago que separa las fosas nasales, se corrige. Este procedimiento normalmente se hace cuando el tabique está desviado y provoca obstrucción nasal, presión facial y problemas de sinusitis. La septoplastia se combina a menudo con un procedimiento llamado reducción de los cornetes para lograr una apertura más eficaz de la vía aérea nasal. Debido a las delicadas incisiones hechas, el reacomodo del tabique y el proceso de curación, se aconseja no hacer ejercicio o realizar cualquier actividad vigorosa durante varios días después de la cirugía.

Dificultad para respirar

El ejercicio, a menudo provoca un patrón de respiración rápida y coherente, especialmente los ejercicios aeróbicos. Aunque algunos pacientes pueden ser capaces de respirar por su nariz inmediatamente después de la cirugía, podrías sentir que la nariz está bloqueada parcial o totalmente hasta por 14 días después de someterte a la septoplastia. Debido a esta barrera, te resultará difícil completar tu rutina normal de ejercicios.

Sangrado nasal

Durante la actividad física vigorosa como correr o levantar pesas, la presión arterial aumenta naturalmente. El cambio fisiológico te pondría en mayor riesgo de sufrir una hemorragia nasal, ya que el sitio quirúrgico no está completamente curado. Una hemorragia nasal no resuelta puede causar una visita de emergencia al hospital. Los ejercicios posicionales que requieran que bajes la cabeza también aumentarán el riesgo de una hemorragia nasal, así que incluso actividades como agacharse o subir escaleras deberían estar limitadas por los primeros dos días.

Inflamación, curación retrasada, y herida reabierta

Al igual que un aumento en la presión arterial durante el ejercicio puede causar en una hemorragia nasal, también podría causar una mayor inflamación del sitio quirúrgico Después de la septoplastia, el área nasal puede estar hinchada como una parte natural del proceso de curación. La actividad vigorosa podría empeorar la inflamación, alargando el tiempo de curación. Realizar ejercicios excéntricos también aumenta la probabilidad de que te golpees la nariz. Cualquier fuerza contundente contra el sitio quirúrgico podría causar desplazamiento del tabique reposicionado y podría incluso requerir una revisión quirúrgica.

Consideraciones

El periodo de cicatrización puede variar mucho dependiendo de cada caso individual. Algunos pacientes podrán retomar el ejercicio ligero después de siete días, mientras que otros pueden necesitar esperar dos semanas o más. El examen de seguimiento incluirá la evaluación de tu tabique y vías respiratorias nasales. Pregúntale al cirujano cuando te estará permitido volver a tus actividades regulares. También es recomendable comenzar a ejercitarte a un nivel inferior, aumentando el tiempo e intensidad semanalmente.

Más galerías de fotos



Escrito por lauren liberati | Traducido por jorge escobar