El ejercicio después de la fusión lumbar anterior

La fusión lumbar anterior es un procedimiento quirúrgico que une las vértebras de la espalda baja. El cirujano llega a la columna vertebral a través de una incisión en la zona del estómago. Los discos entre las vértebras se extraen y en su lugar se colocan espaciadores de metal, de plástico o de hueso. Para unir los huesos se emplean tornillos o varillas. La fusión lumbar anterior se realiza para mitigar diferentes clases de dolor crónico, y estabilizar fracturas. El ejercicio es importante para la recuperación después de la fusión lumbar anterior.

Restricción de actividades

Después de la cirugía, tendrás restricción de actividades. Para proteger la espalda y permitir que cicatrice, deberás evitar girar y doblar la espalda. Probablemente también deberás evitar cargar objetos pesados por lo menos durante 6 semanas. Algunos cirujanos te indicarán el uso de soportes para la espalda cuando te levantes de la cama. Los terapeutas físicos y ocupacionales trabajarán contigo en el hospital para enseñarte cómo moverte con seguridad y realizar tus actividades diarias.

Caminar

Caminar es el mejor ejercicio para después de la cirugía de fusión lumbar anterior. Caminar es un ejercicio seguro y efectivo para tu espalda. En el hospital, probablemente te aconsejarán caminar distancias cortas y frecuentes durante el día. Un objetivo normal es caminar 30 minutos, de 2 a 3 veces por día. La caminata no deberá producir dolor. No te esfuerces en incrementar la distancia recorrida si el dolor aumenta al estar parado. Caminar sobre superficies planas evita el esfuerzo excesivo sobre la columna vertebral.

Recuperación

Muchos pacientes con cirugía de fusión espinal anterior han experimentado dolor en la espalda baja durante tiempo prolongado; como consecuencia, posiblemente tengas músculos débiles y una postura inadecuada. Una vez que tu columna vertebral esté cicatrizada y estable, tu doctor puede recomendarte un programa fuerte de terapia física, para restaurar la fuerza y flexibilidad normales. Con estos programas logras recuperar una buena postura y te enseñan técnicas adecuadas para levantar pesos. Es importante que esperes el tiempo adecuado para iniciar la rehabilitación. En un estudio de 2012, publicado en "Spine", se encontró que la rehabilitación iniciada 12 semanas después de la fusión lumbar fue más benéfica que la rehabilitación iniciada a las seis semanas. El grupo de 12 semanas tuvo mejores resultados en movilidad, como caminar y levantarse de la cama; en actividades cotidianas, y en dolor de espalda a los seis meses y 12 meses después de la intervención. Aunque perderás flexibilidad en la zona de la columna sujeta a la fusión, la mayor parte de los pacientes regresan al trabajo y a la vida normal --incluyendo ejercicio y levantamiento de pesas--, una vez que la columna está sana.

Escucha a tu cuerpo

Después de la cirugía, el equipo de salud y los terapeutas diseñarán para tí un programa seguro. Muchas actividades pueden ser incómodas inmediatamente después de la cirugía. Es importante que escuches a tu cuerpo y ajustes adecuadamente las actividades. Si el dolor aumenta al prolongar la actividad, seguramente significa que es tiempo de parar y descansar. El dolor posoperatorio en general se controla con medicamentos y descanso. Si sientes que el dolor aumenta, avisa de inmediato a tu prestador de servicios. Puede ser que te hayas ejercitado demasiado y que se necesite un ajuste del programa de ejercicios.

Más galerías de fotos



Escrito por mary tolley rhodes | Traducido por sergio mendoza