¿Puedo hacer ejercicio en la cinta si tengo un esguince cervical?

Los huesos del cuello se conectan mediante tendones y ligamentos. Un esguince cervical es un estiramiento o desgarro en uno de estos ligamentos y, por lo general, se produce por girar o extender el cuello de manera rápida o brusca. Los esguinces cervicales pueden causar dolor, tensión y sensación de hormigueo en el cuello y los hombros, rango de movilidad limitado y dolor de cabeza. Siempre consulta a tu médico respecto a las rutinas de ejercicio luego de padecer cualquier tipo de esguince cervical.

Recuperación inicial

Durante los primeros días posteriores al esguince cervical, debes mover el cuello de la manera más suave y lenta posible. Tu médico puede recomendarte hielo, masajes y precaución al estirar el área para aliviar la inflamación y relajar los músculos, que a menudo se tensan dolorosamente en respuesta a la lesión. Este período de precaución adicional puede durar unos días o incluso semanas, según la gravedad de la lesión y no debes hacer ejercicio en la cinta hasta que la lesión comience a sanar. Habla con el médico sobre la duración del período de descanso antes de retomar tu rutina habitual de ejercicio.

Ejercicio

Retomar el ejercicio luego de un esguince cervical puede ser una tarea complicada porque los movimientos tienden a intensificar el dolor. Los movimientos discordantes o de zarandeo suelen ser los más dolorosos. Trotar o correr en la cinta son formas de ejercicio de alto impacto que pueden agravar las lesiones en el cuello en lugar de ayudarlas a sanar. Cuando comiences a usar la cinta luego de una lesión, camina enérgicamente en lugar de trotar y asegúrate de alienar bien la cabeza y la columna.

Precauciones

Antes de comenzar a hacer ejercicio en la cinta, estira suavemente el cuello durante aproximadamente unos cinco minutos. Afloja y relaja los músculos de modo tal que queden flexibles y capaces de absorber los impactos del movimiento. Tomar antiinflamatorios de venta libre también puede ser útil. Usa un calzado específico para caminar o correr de alta calidad y diseñado para absorber los impactos del ejercicio. Cuando termines de entrenar, aplica una compresa caliente en el cuello para evitar que los músculos se tensen.

Consideraciones

El cuello es una parte del cuerpo delicada y sensible que protege la columna y brinda apoyo a la cabeza. Incluso las lesiones menores en el cuello requieren cuidados y precaución adicionales, ya que el agravamiento de una lesión cervical puede causar traumatismos en el sistema nervioso. No uses la cinta hasta tener el permiso del médico y respeta sus indicaciones respecto a los estiramientos y ejercicios. Si el uso de la cinta agrava el dolor en el cuello o experimentas dolores de cabeza, tensión en los hombros, hormigueo en los brazos o entumecimiento en las manos, consulta a tu médico antes de volver a hacer ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie mitchell | Traducido por valeria d'ambrosio