Ejercicio cardiovascular para después de una hernia de disco

Una hernia de disco puede ser tan dolorosa que hace que las tareas cotidianas sean desalentadoras. Incluso puede hacer que pierdas tu rutina de ejercicio cardiovascular, y un estilo de vida sedentario puede en realidad empeorar tu dolor. En su lugar, pregunta a tu médico sobre los ejercicios adecuados para tu condición y que se centran en la construcción de manera constante de fuerza suficiente para hacer ejercicio con regularidad.

Entender discos herniados

Hay un disco denso y fibroso de tejido entre cada vértebra de la columna, y estos discos proporcionan una amortiguación y apoyo. Una variedad de lesiones puede hacer que se hinchen y se inflamen, provocando dolor en la espalda y la disminución de amortiguación entre las vértebras. Las rutinas de ejercicio de alto impacto pueden ejercer presión sobre la columna vertebral, irritando una hernia de disco, pero el ejercicio de bajo impacto puede ayudar a recuperar la movilidad en la espalda e incluso puede ser una parte de tu rutina de terapia física.

Ejercicios cardiovascular de bajo impacto

El ejercicio cardiovascular de bajo impacto puede fortalecer tus músculos de la espalda. El cardio regular también ayuda a reducir el riesgo de enfermedades crónicas como la osteoporosis y la artritis, y puede ayudar a aliviar el dolor muscular y la tensión. Trata de nadar, ya que amortigua las articulaciones y ayuda a evitar el impacto violento de la columna vertebral. Caminar es otra buena opción, junto con el ciclismo y clases de aeróbicos de bajo impacto.

Ejercicios a evitar

Ejercicios con impactos contundentes repetidos pueden empeorar tu condición, y puede causar una lesión mayor. Mantente alejado de correr, especialmente en superficies duras. Saltar la cuerda y sobre una cama elástica también puede afectar negativamente a tu hernia de disco. Con el permiso de tu médico, puedes ser capaz de trabajar hasta estas rutinas, pero lo más probable es que tengas que hacer ejercicios de bajo impacto primero y puede que tengas que someterte a un tratamiento o participar en terapia física.

Ejercicios de rehabilitación

Además de tu rutina de ejercicios de cardio, los ejercicios de columna específicos pueden fortalecer los músculos de la espalda, para reducir el dolor. Los ejercicios que se extienden a la espalda, sin forzar la espalda para soportar el exceso de peso son excelentes opciones. Las posturas de yoga como la pose del gato, pose de arco y la pose de pescado pueden dar a la espalda el tramo que necesita. A continuación, párate con la columna recta. Con las manos en las caderas, arquea la espalda lentamente, inclinándote ligeramente hacia atrás. Sostén durante uno o dos segundos, y luego acuéstate boca arriba, con las piernas rectas, y levanta lentamente tu torso fuera del suelo, evitando cualquier tramo que causa dolor o presión en la espalda.

Más galerías de fotos



Escrito por van thompson | Traducido por daniel badillo