¿El ejercicio ayuda a desacelerar el avance de la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson provoca miedo en los corazones de muchos con sólo mencionar su nombre. Una enfermedad neurodegenerativa crónica, Parkinson hace que los impulsos nerviosos naturales disminuyan gradualmente, complicando el movimiento natural y controlado. Además de una dieta especial, el ejercicio se prescribe regularmente para contribuir al alivio de los síntomas del Parkinson y posiblemente retrasar el avance de la enfermedad.

Investigación

La investigación acerca de la enfermedad de Parkinson se ha centrado principalmente en la tasa de deterioro durante la evolución de esta enfermedad debilitante. Con el conocimiento de la comunidad científica acerca del Parkinson, la investigación llega a retrasar su avance. De acuerdo con PubMed, los estudios sobre el ejercicio están cobrando impulso, permitiendo que el BMC Neurology Journal anuncie un estudio de dos años acerca de los efectos del ejercicio constante sobre la aparición de limitaciones de movilidad generalizada. Con investigación limitada, BMC Neurol comenzó los estudios en 2010.

Programa de ejercicios

Con limitaciones en cada movimiento, hacer ejercicio para todo el cuerpo puede ofrecer mejores resultados que simplemente ir al gimnasio para entrenar enfocándose en alguna región del cuerpo. Según el New York Times, ejercitar los músculos para mantenerlos flexibles moviendo todas las articulaciones con estiramientos pasivos, es benéfico para ayudar a controlar el cuerpo. Los ejercicios como la caminata estacionaria, mover los brazos o doblar las rodillas puede hacer la diferencia y asegurar que se puede conservar la movilidad más tiempo a lo largo de la lucha contra la enfermedad de Parkinson.

Tratamiento

La enfermedad de Parkinson provoca muchos efectos en el cuerpo a medida que avanza a través de los años. De acuerdo con "Parkinson's disease: diagnosis and clinical management" por Stewart A. Factor y William J. Weiner ("Enfermedad de Parkinson: diagnóstico y manejo clínico"), la esperanza de vida se puede extender de 20 a 30 años a partir del diagnóstico de la enfermedad. Con el declive del movimiento, habla y memoria, la medicación sigue siendo el principal tratamiento; la cirugía es beneficiosa en el tratamiento de los síntomas en algunos casos más graves.

Conclusión

El New York Times afirma que no se ha demostrado que cambios en la dieta sean eficaces para retrasar el avance del Parkinson. Sin embargo, según Stewart A. Factor y William J. Weiner, el ejercicio reduce la velocidad de deterioro. Con las investigaciones en curso, las respuestas pueden llegar a ser más clara en relación al impacto del ejercicio sobre el Parkinson y la forma en que se puede utilizar en tratamientos más agresivos.

Más galerías de fotos



Escrito por sharin griffin | Traducido por sergio mendoza