¿El ejercicio ayuda a aliviar el estrés?

El estrés contribuye a la presión arterial alta, dolores de cabeza, fatiga, dolor de espalda, enfermedades del corazón y dificultad para dormir. Las personas con estrés pueden experimentar ansiedad o depresión, y tener problemas en sus relaciones. El ejercicio ayuda a aliviar el estrés y puede mejorar tu salud.

Estrés a nivel celular

El estrés hace que las células envejezcan más rápido, lo cual puede ser una razón por la que el estrés promueve la enfermedad y disminuye la inmunidad. Los científicos de la University of California at San Francisco (UCSF) informaron en mayo de 2010 que tan sólo 42 minutos de ejercicio durante tres días podrían proteger a las células contra el envejecimiento prematuro. Tus células contienen cromosomas que están envueltos en una funda protectora llamada telómero. El estrés acorta los telómeros, disminuyendo su capacidad de proteger a los cromosomas. El ejercicio alarga los telómeros, lo cual proporciona una mayor protección.

Ejercicio y relajación

El ejercicio enfoca tus pensamientos en cualquier otra cosa que no sean tus problemas. La gente habla de estar "en la zona" cuando juegan al baloncesto, corren, esquían, nadan o participan en otras actividades de ejercicio. Se enfocan en el momento y en lo que están haciendo, y no en su problema. Esto les ayuda a relajarse y a disipar el estrés. Escuchar música o hacer ejercicio con los amigos puede aumentar este efecto relajante.

¿Cuánto ejercicio?

La American Heart Association recomienda que hagas ejercicios de 30 a 60 minutos al día, la mayoría de los días de la semana, para una buena salud general. No tienes que hacerlo todo de una vez en una hora. Puedes tomar un paseo en el almuerzo, subir las escaleras en tu hora libre y caminar en la cinta mientras ves las noticias. En el estudio de la UCSF, las mujeres se ejercitaron tres días a la semana por menos de 15 minutos al día y aún así disfrutaron de los efectos reductores del estrés causados por el ejercicio.

¿Qué tipo de ejercicio?

Con el fin de proteger a las células, los investigadores de la UCSF descubrieron que el ejercicio tenía que ser lo suficientemente vigoroso como para aumentar tu ritmo cardíaco. Piensa en el tipo de ejercicio que te haría sudar, como un partido de baloncesto o de tenis, caminar vigorosamente, trotar, bailar o andar en bicicleta; incluso cuidar del jardín o realizar las tareas domésticas vigorosas. Para maximizar la reducción del estrés, encuentra una actividad que disfrutes y que te ayude a relajarte. Algunas personas prefieren escapar del estrés estando con sus amigos, mientras que otras prefieren hacerlo solas, por ejemplo, practicando senderismo.

Más galerías de fotos



Escrito por cynthia myers | Traducido por gloria soto