¿El ejercicio aumenta tus niveles hormonales?

Tus sistema nervioso y tu sistema endocrino trabajan juntos para regular la forma en la que responde tu cuerpo al ejercicio. Cuando te ejercitas, las neuronas motoras, o células nerviosas que inervan a las fibras musculares, aumentan su actividad. Cuando ocurre esta activación neuronal, los neurotransmisores activan tu sistema endocrino para que libere hormonas. En “Exercise Physiology for Health, Fitness and Performance”, Sharon Plowman y Denise Smith explican que el rol principal de las hormonas liberadas durante el ejercicio es ayudar a regular el metabolismo, es decir, la habilidad de tu cuerpo de hacer y mantener energía.

Aumento de testosterona


Los altos niveles de ciertas hormonas durante el ejercicio son benéficos para tu salud y bienestar.

El ejercicio aumenta la testosterona, una hormona que es producida en los testículos masculinos, los ovarios femeninos y las glándulas adrenales, las cuales se localizan justo arriba de tus riñones. En “Hormonal Responses to Exercise”, S.K. Powers y Edward T. Howley dicen que este aumento en la testosterona ayuda a incrementar tu masa muscular y fortalece tus músculos al mismo tiempo que ayuda a disminuir tu porcentaje de grasa corporal. La testosterona también aumenta el libido sexual, mejora la densidad ósea y aumenta el metabolismo.

Elevación de la hormona del crecimiento humano


Los incrementos hormonales producidos durante el ejercicio pueden disminuir el riesgo de padecer ciertas enfermedades como la diabetes.

La hormona del crecimiento humana (hGH), o somatotropina, la cual se libera de la glándula hipófisis anterior, también se eleva durante el ejercicio. Para los adultos, el incremento en la hGH ayuda a movilizar los ácidos grasos libres del tejido adiposo o conectivo, y ayuda a tu cuerpo a mantener los niveles sanguíneos de glucosa. En "Exercise and Sport Science", William E. Garrett y Donald T. Kirkendall señalan que incluso una rutina corta de ejercicios de nueve minutos puede elevar tus niveles de hGH. Esta elevación hormonal después actúa sobre el factor de crecimiento similar a la insulina para estimular la síntesis de proteínas, un proceso mediante el cual tus células generan nuevas proteínas.

Aumento en la hormona antidiurética

Garrett y Kirkendall también señalan que las sesiones de entrenamiento muy intensas de 20 a 60 minutos de duración causan pequeñas elevaciones en el nivel de la hormona antidiurética (ADH), la cual se libera en la hipófisis posterior. La ADH ayuda a reducir la pérdida de agua al estimular su reabsorción en los riñones. La ADH también ayuda a tu cuerpo a mantener el volumen adecuado de plasma, la porción líquida de tu sangre. Los niveles adecuados de ADH ayudan a disminuir el riesgo de diabetes insípida, una enfermedad que resulta de la deficiencia de ADH.

Aumento en la hormona estimulante de tiroides

William D. McArdle y Frank I. Katch señalaron en su artículo “Exercise Physiology: Nutrition, Energy and Human Performance” que el ejercicio también aumenta el nivel de la hormona estimulante de tiroides (TSH) en la sangre. Ellos explican que la TSH actúa sobre tu glándula tiroides, la cual produce tiroxina, o T4, y triyodotironina, o T3. La T3 y la T4 actúan en tu cuerpo como un termostato interno. También ayudan a tu cuerpo a mantener una tasa metabólica saludable.

Más galerías de fotos



Escrito por dawn daugherty | Traducido por karly silva