Cómo es que el ejercicio afecta la tasa de respiración celular

La respiración celular incluye todas las reacciones en las células de tu cuerpo que convierten la comida que comes en una molécula de la energía que tus células pueden utilizar, llamada trifosfato de adenosina o ATP (por sus siglas en inglés). Las actividades domésticas ligeras o sentarte a ver la televisión requieren un suministro constante de ATP. Cuando se realiza la transición de las actividades diarias para hacer ejercicio o cuando tienes que cargar la ropa de la lavandería por varios tramos de escaleras, tu cuerpo necesita una rápida ráfaga de ATP.

Tipos

Hay dos tipos de respiración celular o metabolismo celular: la respiración aeróbica y la respiración anaeróbica. Se trata de procesos en los que la energía se convierte de la comida que tú ingieres a moléculas de energía que las células de tu cuerpo pueden usar. La respiración aeróbica se produce en presencia de oxígeno, mientras que el metabolismo anaeróbico se produce en ausencia de oxígeno. El tipo de respiración que se utiliza depende de la intensidad y la duración de tu ejercicio.

Marco de tiempo

La respiración anaeróbica se lleva a cabo al inicio del ejercicio hasta un máximo de 90 segundos. Los turnos o series repetidas de ejercicio corto e intenso, como carreras de velocidad, aumentan la velocidad de la respiración anaeróbica. Si el ejercicio continúa más allá de 90 segundos, las células se basan más en la respiración aeróbica para producir energía que en el aumento de la tasa de respiración aeróbica. El entrenamiento con pesas y carreras de velocidad utilizará la respiración anaeróbica, mientras que una carrera de 3.1 millas o tomar una clase de danza aeróbica involucra la respiración aeróbica.

Ubicación

La respiración anaeróbica se produce en el líquido acuoso dentro de la célula. La respiración aeróbica se lleva a cabo en una orgánulo o estructura dentro de la célula llamada mitocondria.

Importancia

El proceso anaeróbico se basa únicamente en los carbohidratos para producir energía. El proceso aeróbico utiliza hidratos de carbono y grasas para producir energía. Si la mayor parte de tu entrenamiento consiste en ejercicios de alta intensidad, debes consumir suficientes carbohidratos para alimentar la respiración anaeróbica. Si la mayor parte de tu entrenamiento dura más de 20 minutos, puedes reducir tu consumo de carbohidratos para que tu cuerpo descomponga la grasa corporal almacenada para alimentar la respiración aeróbica. Realizar ejercicios anaeróbicos, en comparación con los ejercicios aeróbicos, mejorará la tasa de respiración anaeróbica; hacer ejercicios aeróbicos aumentará la velocidad y la eficiencia de la respiración aeróbica.

Conceptos erróneos

A pesar de la larga duración, el ejercicio aeróbico hace uso de más grasa para producir energía que el ejercicio corto y muy intenso, quemando más calorías totales y aumentando la cantidad de enzimas responsables de incorporar la grasa al metabolismo, según un artículo de 2009 de Brad Schoenfeld y Jay Dawes, publicado por el National Strength and Conditioning Association. Incorpora una combinación de ejercicio anaeróbico muy intenso y ejercicio aeróbico de baja a moderada intensidad en una semana de entrenamiento para aprovechar las ventajas de los dos tipos de respiración celular.

Más galerías de fotos



Escrito por paula quinene | Traducido por sandra magali chávez esqueda