¿El ejercicio afecta al sistema urinario?

Escrito por joe miller | Traducido por eduardo sanchez

El sistema urinario está formado por los riñones y la vejiga, junto con los uréteres y la uretra. Tiene múltiples funciones, entre ellas la excreción de toxinas y subproductos metabólicos, mantener los fluidos del cuerpo y el equilibrio ácido-base, regular los niveles de electrolitos y secretar varias hormonas importantes. El ejercicio afecta el sistema urinario en varios aspectos importantes.

Flujo sanguíneo a los riñones

Cuando haces ejercicio, el flujo de sangre a los riñones se reduce debido a un aumento en la actividad del sistema nervioso simpático, el componente del sistema nervioso que responde a los cambios de tensión. Esta reducción en el flujo sanguíneo es necesaria para mantener tu presión arterial, mientras los vasos sanguíneos se dilatan en tus músculos trabajados. Debido a la disminución en el flujo sanguíneo, la cantidad de fluido filtrado por los riñones también se reduce durante el ejercicio de carácter moderado a intenso, lo que genera una disminución de la producción de orina.

Ejercicio, sodio y balance de fluidos

Puedes perder una cantidad significativa de líquido, así como un poco de sodio al sudar mientras haces ejercicio. Para mantener el equilibrio de fluidos, los riñones conservan sodio y reabsorben el agua, lo que contribuye a la reducción en la producción de orina. Aunque la cantidad de líquido conservado de esta manera durante el ejercicio es pequeña comparada a la cantidad que puedes sudar, los riñones continúan conservando el sodio durante horas o incluso días después de tu sesión de ejercicio intenso para así restaurar los niveles normales.

Efectos hormonales en los riñones

Una hormona principal implicada en mantener el equilibrio de líquidos durante el ejercicio es la hormona antidiurética, o ADH (sigla inglesa), lo que hace que los riñones conserven sodio. El ADH también se traduce en una orina más concentrada. Las hormonas aldosterona y angiotensina II son responsables de la restauración de los niveles normales de electrolitos en los riñones tras ejercitarte. La angiotensina II, un potente regulador del equilibrio de sodio, se produce a partir de la renina, que es una hormona secretada por los riñones en respuesta a la estimulación del sistema nervioso simpático durante el ejercicio.

Otros efectos del ejercicio sobre los riñones

Durante el ejercicio, los riñones tienden a filtrar más proteínas, elevando la producción de proteína en la orina. Los riñones también son en parte responsables de mantener el equilibrio ácido-base. Cuando llevas a cabo una sesión de ejercicio intenso se produce ácido láctico y una parte de él es excretado por los riñones. Por esta y otras razones, la orina se vuelve más ácida al hacer ejercicio. Tras el ejercicio, los riñones ayudan a metabolizar el ácido láctico restante, convirtiéndolo en glucosa, o azúcar de la sangre.