¿El ejercicio afecta la severidad y la frecuencia de los tics en una persona con síndrome de Tourette?

El síndrome de Tourette es un trastorno neurológico que incluye movimientos involuntarios o episodios repentinos y desordenados del habla. Estas funciones involuntarias son conocidas como tics. Los tics pueden ser vergonzosos y también peligrosos; sin embargo, la actividad física es un recurso que se puede utilizar para controlar y reducir su incidencia. El ejercicio y los deportes despejan tu mente para que puedas concentrarte mejor, además de que también relajan tu cuerpo. Ambos mecanismos pueden reducir la gravedad y la frecuencia de los tics propios del síndrome de Tourette.

Deportes de equipo

Los deportes de equipo distraen la mente y reducen la fatiga del cuerpo, lo cual ayuda a aliviar los tics nerviosos generados por del síndrome de Tourette, explica Mitzi Waltz de la National Tourette Syndrome Association. Los deportes que se practican de manera competitiva mantienen la mente enfocada en el logro de una meta. El movimiento hace que el cuerpo funcione continuamente, reduciendo de este modo la incidencia de tics. Los mejores deportes de equipo son las actividades en las que se interactúa en medio de mucho movimiento rápido y poco descanso. De acuerdo con Waltz, estos incluyen el hockey, el fútbol y el tenis.

Ejercicio individual

El ejercicio individual puede ser la mejor forma de activarse físicamente si tienes síndrome de Tourette. Participar en un equipo puede ser satisfactorio, pero también añade presión. En la mayoría de los casos, cuando se practica deporte en grupo se siente la obligación de brindar un desempeño del nivel más alto posible. Este tipo de presión agrega estrés negativo al ejercicio. Elimina la carga de estrés que viene con los equipos y considera practicar deportes en solitario como el ciclismo, la carrera o caminata o el levantamiento de pesas.

Manejo del estrés

El estrés puede aumentar la gravedad de los tics. El ejercicio regular es sin duda una de las formas más efectiva de aliviar el estrés. De acuerdo con numerosas fuentes especializadas en salud, el ejercicio libera endorfinas al cerebro que son capaces de aliviar el estrés. La actividad física también llega a mejorar tu estado de ánimo. Durante el ejercicio, la mente comienza a vagar hasta calmarse y entrar en un estado similar al de la meditación, que es otra forma eficaz de reducir el estrés. Además, el ejercicio puede incrementar tu autoestima, algo que reduce e incluso hace desaparecer los tics.

Consideraciones

Algunas actividades físicas pueden ser peligrosas de realizar cuando se sufren tics. Elige una actividad que sea segura, tranquila y agradable para ti. Estas pueden incluir yoga o caminata suave. Antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, consulta a tu médico para asegurarte de que estás lo suficientemente sano para desarrollar la actividad que te interesa. La consulta con el médico también te ayudará a determinar mejor el modo, la duración y la intensidad de tu programa de ejercicios.

Más galerías de fotos



Escrito por laura niedziocha | Traducido por pei pei