¿El ejercicio afecta la producción de la tiroides?

La glándula tiroides juega un papel vital en la regulación del metabolismo y, en consecuencia, en tu salud en general. Como parte del sistema endocrino, la tiroides libera hormonas que viajan por todo el cuerpo para estimular el metabolismo y la producción de energía de cada célula. Varias complicaciones afectan la función tiroidea, lo cual, a su vez, puede influir en tu capacidad y el deseo de hacer ejercicio. Sin embargo, el ejercicio puede ayudar a tratar ciertas enfermedades de la tiroides.

Hormonas tiroideas

La tiroides produce dos hormonas llamadas tiroxina y triyodotironina, utilizando el yodo que se consume en tu dieta como un bloque de construcción. Estas hormonas actúan en casi todas las células en el cuerpo mediante el aumento y la regulación de la tasa metabólica basal, el crecimiento del hueso, la síntesis de proteínas, el metabolismo de la vitamina y la sensibilidad de las células a otras hormonas, tales como la epinefrina. La producción y secreción de la tiroxina y triyodotironina es controlada por la hormona estimulante de la tiroides, una hormona liberada por la glándula pituitaria, que a su vez es controlada por la hormona liberadora de tirotropina, una hormona liberada por el hipotálamo. Una complicación de cualquiera de estas hormonas puede afectar significativamente la producción y la acción de las demás hormonas, de acuerdo a The Hormone Foundation.

Síndromes comúnes

El hipotiroidismo se refiere a la disminución de la producción de las hormonas tiroideas, lo que resulta en una disminución significativa en el metabolismo. Los síntomas más comunes del síndrome incluyen fatiga, aumento de peso y depresión mental. Por el contrario, el hipertiroidismo se refiere al aumento de la actividad de la glándula tiroides, que conduce a un aumento de la tasa metabólica. Si tienes hipertiroidismo, puedes experimentar debilidad muscular y temblores, pérdida de peso, irritabilidad e infertilidad.

Efecto en el ejercicio

Ambos síndromes de la tiroides pueden afectar tu capacidad para hacer ejercicio. El hipotiroidismo te deja sintiendo mental y físicamente débil. Los intentos de hacer ejercicio se complican aún más por el aumento de peso, dolor en las articulaciones y fatiga constante. A primera vista, el hipertiroidismo puede parecer ventajoso para el ejercicio debido a la mayor tasa de metabolismo. Sin embargo, las cantidades anormalmente altas de hormonas tiroideas pueden llegar a provocar huesos frágiles que pueden aumentar las fracturas inducidas por el ejercicio.

Beneficios del ejercicio

El hipotiroidismo y el hipertiroidismo requieren tratamiento médico formal, pero las investigaciones han demostrado que el ejercicio complementa con éxito los planes de tratamiento. El ejercicio beneficia sobre todo a las personas con hipotiroidismo. Un estudio publicado en Neuroendocrinología Letras en 2005 informó que el ejercicio aeróbico máximo aumenta los niveles circulantes de tiroxina, triyodotironina y la hormona estimulante de la tiroides. Además, la actividad física aumenta el ritmo metabólico, impide el aumento de peso y combate el estrés. La University of Maryland Medical Center señala que 30 minutos al día de ejercicio, cinco días a la semana, puede ayudar a reducir los síntomas del hipotiroidismo y el hipertiroidismo

Más galerías de fotos



Escrito por ann jamerson | Traducido por verónica sánchez fang