¿Puedo hacer ejercicio con 4 meses de embarazo?

El ejercicio es generalmente seguro durante todo tu embarazo. Sin embargo, no comiences a ejercitarte hasta que tu médico lo autorice después de tu primer cita prenatal. Si no has agendado una cita prenatal, llama a tu médico tan pronto como sea posible para que tu embarazo pueda confirmarse y tu médico pueda discutir cualquier limitante de ejercicio que tengas.

Beneficios

Tú y tu bebé pueden beneficiarse con la actividad física durante el embarazo, y el ejercicio puede brindarte alivio de varios de los síntomas indeseables del embarazo. Muchas mujeres se sienten exhaustas durante el primer trimestre del embarazo debido a las concentraciones elevadas de progesterona, pero tus sentimientos de extrema fatiga probablemente no comenzarán por un par de semanas. Otros síntomas comunes que puedes experimentar en el primer trimestre son dolores de espalda, estreñimiento, ansiedad, cambios de humor e hinchazón. El ejercicio acelera la velocidad a la que la comida se mueve por el intestino, lo que provee alivio del estreñimiento y la hinchazón. Ejercitarte también mejora tu humor al liberar endorfinas, que estabilizan los cambios de humor y reducen la ansiedad del embarazo. También te ayuda a dormir mejor. El trabajo de parto y el parto mismo serán más fáciles si ejercitas durante tu embarazo ya que tus músculos son más fuertes y tu resistencia está lista para una larga sesión de pujar.

Seguridad

Si te ejercitaste antes del embarazo, usualmente continuarás tu rutina de ejercicio con algunas modificaciones. Remueve los ejercicios que incluyan cambios de dirección repentinos, sacudidas y saltos; tus articulaciones están relajadas durante el embarazo y, por lo tanto, más propensas a sufrir lesiones. Puedes hacer ejercicios que requieran que estés recostada sobre tu espalda hasta la cuarta semana de tu embarazo, pero debes discontinuarlos después del primer trimestre. Puedes levantar pesos siempre y cuando no sean muy pesados. Si el ejercicio es nuevo en tu rutina, comienza gradualmente. Ejercítate por 10 minutos al día y agrega otros 10 minutos al final de cada semana hasta que alcances los 30 minutos de ejercicio diarios. Aumenta la intensidad de tu ejercicio semanalmente también. Nunca ejercites en exteriores durante climas calientes, el calor excesivo pone a tu bebé en riesgo de sufrir defectos de nacimiento. Si no puedes llevar a cabo una conversación mientras te ejercitas, estás haciéndolo demasiado vigorosamente.

Ejercicios

Las mujeres embarazadas deberían tener al menos 150 minutos semanales de actividad física aeróbica de moderada intensidad. Caminar, nadar, aeróbicos acuáticos y yoga son ejercicios aceptables. Las mujeres embarazadas con frecuencia pueden realizar éstos ejercicios desde su cuarta semana de embarazo hasta el día en que den a luz. Nadar y los aeróbicos en agua son los favoritos del embarazo porque mantienen tu cuerpo relajado al ejercitarte, reduciendo la hinchazón y tu riesgo de sufrir lesiones articulares. Si fuiste una corredora o trotabas ante de embarazarte, puedes continuar con ello, pero primero obtén la aprobación de tu médico. El ciclismo es un ejercicio adecuado a las 4 semanas de embarazo, pero una bicicleta estacionaria es mejor debido al riesgo de caerse, especialmente en lo que la gravedad cambia conforme tu estómago crece.

Consideraciones

Si has tenido abortos involuntarios o estás en riesgo por un embarazo complicado, tu doctor probablemente sugiera evitar el ejercicio, o limitar los ejercicios que haces. Si presentas dolor abdominal, de espalda, sangrado vaginal o fluidos vaginales, deja de hacer ejercicio y consulta con tu médico. Estos son síntomas de un aborto involuntario. Si no has confirmado tu embarazo con una prueba positiva, también hay síntomas de tu período que pueden indicar que no estás embarazada.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa mcnamara | Traducido por arcelia gutiérrez