Ejemplos de reglas de comportamiento para tus hijos

Aunque cada familia tenga sus propios conceptos cuando se trata de comportamientos aceptables, algunas reglas para los niños son universales. Estos ejemplos de reglas incluyen acciones aceptables e inaceptables socialmente, las cuales un niño debería seguir cuando interactúa con adultos y compañeros en el hogar, en la escuela y en otros grupos. Aunque algunas culturas y comunidades tienen sus propias expectativas, volver a lo básico es una manera fácil para crear los componentes fundamentales de conductas positivas.

Reglas por edad

Antes de decidir sobre lo que es aceptable en términos de comportamiento, los padres deberían atender las expectativas del niño basado en su edad. Por ejemplo, un pequeño de 24 meses y un adolescente de 14 años se encuentran en etapas muy diferentes de desarrollo, por lo que no deberían tener la misma lista de reglas de comportamiento. Aunque algunas reglas siempre están en vigor, tal como: no golpear a otra persona, la edad del niño y su nivel de desarrollo tendrán un efecto en la medida en que se espera que el niño entienda y siga las pautas de comportamiento.

Reglas en la primera infancia

Las reglas para niños en edad preescolar suelen centrarse en la seguridad y el aprendizaje de los fundamentos de la interacción en un mundo social. Algunas reglas de seguridad para los niños pequeños y en edad preescolar incluyen: no tocar algo caliente (como la cocina), tomar de la mano a un adulto al caminar por la calle, permanecer junto a mamá o papá en un lugar público concurrido o no tirar de muebles pesados tales como el televisor o un armario con cajones. Las reglas sociales varían según el niño pasa desde la primera infancia hasta la edad preescolar, pero los fundamentos básicos siguen siendo: no golpear, compartir juguetes con amigos, esperar en fila y aguardar su turno.

Reglas en edad escolar

Cuando los niños llegan a la edad escolar, están listos para entender reglas de comportamiento más sofisticadas. Estas pueden incluir convenciones sociales o reglas de etiqueta, tales como esperar su turno al hablar (escuchar y luego hablar), quedarse callado durante ciertas circunstancias, por ejemplo, durante la clase o en el cine; pedir en lugar de ordenar, y mantener las emociones bajo control cuando está en público. Mientras que los niños de 3 años entienden el concepto de que hay consecuencias por no seguir las reglas, los niños de primaria pueden entender mejor que romper las reglas implica algún tipo de castigo. Esto significa que los padres deberían dejar claras las reglas y las consecuencias. Si le dices a un niño de cuarto grado que tu primera regla es que debe hacer su tarea al llegar a casa, agrega que si no lo hace, no podrá ver la televisión.

Adolescentes

La adolescencia implica un nuevo sentido de independencia y, a menudo, añaden un poco de rebeldía a un niño que antes era obediente. Las reglas para adolescentes deberían encajarse a un niño específico, así como a las necesidades de la familia. Un adolescente que se comporta bastante bien podría sólo necesitar reglas básicas, tales como: hacer las tareas después de la escuela, completar sus rutinas o no responder de mala manera a mamá y papá. Un adolescente más desafiante podría necesitar unas reglas más estrictas, tales como: volver a casa inmediatamente después de la escuela o, si tiene una llamada de atención negativa del director, puede obtener un castigo sin permiso para salir. Adicionalmente, todos los adolescentes deberían conocer reglas específicas de salud, seguridad y normas legales, tales como: no consumir bebidas alcohólicas ni usar drogas ilegales, junto con reglas para las citas románticas.

Más galerías de fotos



Escrito por erica loop | Traducido por gloria soto