Ejemplos de evasión de conflictos

La idea de evadir los conflictos parece descriptiva, pero en realidad puede manifestarse de muchas maneras. Algunas personas niegan por completo que existe un problema, mientras que otras pueden retirarse. Cuando la evasión aparece, busca las señales para saber con que estás tratando y considera que la evasión no siempre es mala. Entiende que evadir es el primer paso ir más allá.

Elefante en la sala

La evasión de conflictos a menudo puede aparecer para ignorar el problema. Los que ignoran los conflictos como una forma de evitarlo, probablemente negarán su existencia. Por ejemplo, si estás en desacuerdo con tu compañero acerca de quién tiene que lavar los platos, él puede ignorar este problema "olvidando" tocar el tema, no tomando la iniciativa en la solución del mismo. Hacer caso omiso rápidamente de un problema no lleva a ninguna parte y puede dejar espacio para que crezca el resentimiento.

Tácticas de distracción

Desviar la atención de un conflicto es como algunas personas pueden evitarlo. En lugar de centrarse en el tema, alguien elude el conflicto cambiando de tema cuando el problema surge. Si tú o tu pareja tienen una discusión acerca de pasar tiempo juntos, él puede hablar de otros problemas o cambiar por completo la conversación si quiere evitarla a través de la evasión. Cuando se desvía, hace más difícil abordar el tema en cuestión, ya que tienes más para manejar.

Como una tortuga en su caparazón

Cuando alguien evita el conflicto a través de la evasión, se desconecta de ti. Ellos ofrecen poco o nada en absoluto cuando tratas de resolver los conflictos. Esta forma de evasión puede aparecer como "un aislamiento" durante el conflicto. Por ejemplo, si tienes un problema con tu hermana y se aísla, puede no hablar o parecer inexpresiva o desinteresada. Tratar de resolver un conflicto con una persona que se retrae puede ser agotador, si vas a gastar más energía de la que necesitas para resolver el problema.

La otra cara de la moneda

Dale Eilerman, un consejero con licencia y escritor de "Mediate" (Mediar), señala que la prevención de conflictos a veces puede ser positiva. Esta puede ayudar si no tienes tiempo para resolver un problema. De lo contrario puedes terminar frustrado. Evitar un problema también puede darte tiempo para tomar una buena decisión o permitir a los otros que se calmen. La clave para saber si la evasión es la estrategia adecuada, es preguntar si el momento es correcto, si estás en tu sano juicio o si el conflicto es menos importante que otros problemas. Por ejemplo, en un intento de resolver un problema con tu amigo justo antes de tener que salir, te puedes sentir presionado y conducirte a la frustración, en lugar de evitar el problema en el momento y comprometerte a resolverlo cuando tengas más tiempo.

Más galerías de fotos



Escrito por s. grey | Traducido por jane laury