Ejemplos de establecer metas en el deporte

Establecer metas es una gran motivación en el rendimiento deportivo. Los objetivos les dan a los jugadores individuales y a los equipos deportivos metas y números para luchar, y también pueden ser utilizados como una vara para medir y monitorear el progreso. Las metas deben ser acordadas entre un entrenador y un jugador y revisarlas a medida que avanza la temporada competitiva.

Modelo para establecer objetivos SMART

Los profesores de Maine Community College apoyan el modelo de fijación de objetivos SMART. Dicho modelo sugiere que los objetivos se ajusten a los criterios específicos, medibles, alcanzables, realistas y oportunos. Los ejemplos específicos y mensurables de la fijación de objetivos sería que un jugador de baloncesto se enfoque en marcar un promedio de más de 10 puntos o proporcione un promedio de más de 10 asistencias por partido. La cifra establecida en estas metas es específica y es fácil de medir los progresos en el seguimiento de puntuación de los juegos a medida que transcurre la temporada. Las metas alcanzables y realistas deben ser discutidas y acordadas por el jugador y el entrenador. El rendimiento pasado y el potencial percibido deberían tenerse en cuenta al fijar estos objetivos. Un ejemplo puntual de fijar metas es un jugador de fútbol con el objetivo de anotar 20 goles antes del final de la temporada.

Objetivos orientados a las tareas

La Dra. Mary Walling y el Dr. Joan Duda explican el concepto de objetivos orientados a las tareas y orientados al ego en un artículo en "Edge Performance: The letter of Performance Psychology". Los objetivos orientados a tareas se centran en el aprendizaje y en mejorar de forma continua, y no en el resultado final. Un ejemplo de un objetivo orientado a la tarea sería que un jugador de fútbol establezca el objetivo de dominar los cinco movimientos diferentes para vencer a un defensor dentro de los dos meses.

Metas orientadas al ego

También se conoce como metas orientadas al rendimiento, un objetivo orientado al ego se centrará en los resultados producidos, como el número de goles marcados o juegos ganados. Un ejemplo de un objetivo orientado al ego sería que un jugador de béisbol establezca el objetivo de golpear 10 jonrones y 30 carreras golpeadas a lo largo de una temporada.

Metas orientadas individualmente

Los deportes individuales como el tenis y el atletismo requieren un motivo individual para motivarlos a sí mismos con una gama de tareas y objetivos orientados al ego. También es importante en deportes de equipos que las personas se motiven con objetivos personales propios y los incorporen dentro de los objetivos del equipo. Un ejemplo de esto es que un portero de hockey establezca el objetivo de hacer 10 salvadas en un juego o consiga 10 vallas invictas en una temporada.

Metas orientadas al equipo

Los equipos deportivos deberían establecer una serie de objetivos que sean a la vez orientados a la tarea y al ego para ayudar al rendimiento deportivo. Es beneficioso que un equipo deportivo no quede atrapado puramente en victorias y derrotas. Los factores externos como el clima y el arbitraje pueden a veces dar resultados adversos, por lo que es preferible centrarse en el rendimiento general. Mientras incluyas los resultados, es conveniente establecer una serie de objetivos para una temporada. Un ejemplo podría ser que un equipo de fútbol americano establezca metas de ganar 10 juegos en una temporada. Además, el equipo podría tener como objetivo alcanzar 20 primeros intentos en un juego, conceder menos de 20 primeros y dieces y completar más del 50 por ciento de sus pases.

Más galerías de fotos



Escrito por stewart flaherty | Traducido por franco castro