Ejemplos de alimentos con organismos genéticamente modificados

Los organismos genéticamente modificados (GMO, por sus siglas en inglés) están presentes en muchos alimentos comunes hoy en día. El proceso de alterar genéticamente una planta o animal implica la manipulación de su material genético para crear características que no se pueden producir a través de la cruza tradicional. Los GMO están diseñados para tener una variedad de características deseables, como mayor rendimiento, defensa contra plagas, y tolerancia a las sequías. Algunos de los granos más versátiles, que se utilizan como ingredientes de muchos alimentos, están compuestos en gran medida por GMO. Por lo tanto, puede haber GMO en casi cualquier alimento de paquete.

Granos más grandes


Los brotes de alfalfa tienen un alto riesgo de ser GMO.

De acuerdo con el proyecto Non GMO Project, una serie de granos tienen un "alto riesgo" de ser genéticamente modificados. Estos incluyen alfalfa, canola, maíz, papaya, algodón, soja, remolacha, zapallo amarillo y calabacín. En los Estados Unidos, las versiones genéticamente modificadas de estos granos representan alrededor del 90% o más de la producción total. Otros granos, que se conocen como "monitoreados" por el proyecto Non GMO, se pueden llegar a contaminar con GMO por los genéticamente modificados. Los granos de este grupo incluyen trigo, arroz, lino, calabaza verde en forma de bellota, col china, nabo, nabo sueco, col rizada siberiana, betabel y acelga.

Salmón y otros alimentos con bajo riesgo de GMO


El salmón se está modificando genéticamente.

El salmón modificado genéticamente es un tema discutido por una versión de salmón modificado genéticamente que se desarrolló, y la FDA está analizando su aprobación. Aún se debe comprobar si el salmón modificado se venderá a los consumidores. Algunos alimentos modificados genéticamente que se crearon conllevan un riesgo mínimo o inexistente para la salud de los consumidores. Las papas y los tomates modificados llevan la etiqueta de "bajo riesgo" del proyecto Non GMO, dado que ya no se producen comercialmente.

Maíz y soja


Los porotos de soja suelen ser genéticamente modificados.

Dado que el maíz y la soja son granos muy versátiles, se los utiliza en muchos alimentos diferentes. El Institute for Responsible Technology afirma que los ingredientes derivados de los porotos de soja que son susceptibles de ser modificados genéticamente incluyen proteína de soja, lecitina de soja, proteínas de vegetales, tofu, tempeh, tamarí y suplementos de proteínas de soja. Los ingredientes comunes hechos de maíz, que son susceptibles de ser modificados genéticamente incluyen harina de maíz, gluten de maíz, jarabe de maíz, almidón de maíz, harina de maíz, y jarabe de maíz con alto contenido de fructosa. Para todos los alimentos que contienen aceites vegetales, incluyendo canola, semilla de algodón, maíz o soja, existe una gran posibilidad de que se hayan utilizado versiones modificadas genéticamente.

Ejemplos de GMO


Los cereales pueden ser GMO.

De acuerdo con el Institute for Responsible Technology, algunos ejemplos de alimentos que pueden contener ingredientes modificados genéticamente incluyen panes, cereales, pasta, helados, fritos, galletas dulces y saladas, chocolate, alcohol, mantequilla de maní, queso de soja, polvo proteico, salchichas, hamburguesas mayonesa, vinagre blanco, chips, vainilla, polvo para hornear, hamburguesas vegetarianas, sustitutos de carne y tofu. La guía de compras de Non GMO explica que puedes evitar los GMO comprando alimentos orgánicos certificados. También puedes buscar los que tienen el sello del Non GMO Project.

Más galerías de fotos



Escrito por clay mcnight | Traducido por pilar celano