Ejemplos de actividades físicas

Para mantenerse saludable es importante realizar actividad física como parte de tu estilo de vida. Con frecuencia, la gente piensa que la actividad física significa ejercicios complicados y se desmotiva. El tiempo disponible y las limitaciones físicas son razones a las que la gente recurre para no movilizar sus cuerpos.

¿Qués es la actividad física?


Caminar rápido es un ejemplo popular de actividad física.

Cualquier cosa que haga que el cuerpo se mueva es actividad física. Todos, desde practicar jardinería y empujar una cortadora de césped hasta caminar rápidamente en el parque o jugar con un platillo, son ejemplos de actividad física (Referencia 1). Las actividades recreativas son formas divertidas para mover el cuerpo y quemar calorías, por ejemplo, tenis de mesa, golf, bolos y dados son ejercicios de baja intensidad recreacionales. Para mayores beneficios, considera realizar ejercicios más intensos como correr o pasear en bicicleta varias veces a la semana (Referencia 2).

Frecuencia de la actividad física


La jardinería es una actividad física ligera.

La mayoría de los expertos de la salud dirían que se debe realizar un mínimo de 30 minutos de actividad física cada día; pero hacer más e incrementar la intensidad del ejercicio reporta más beneficios (Referencia 3). Dependiendo de tus metas particulares, necesitarás trazar un plan adecuado para ti (Referencia 4).

Hacer de la actividad física un estilo de vida


El tenis es una actividad en pareja divertida.

La clave para mantenerse activo físicamente es encontrar ejercicios que te gusten y te apegues a ellos. Si comienzas una rutina y encuentras tiempo durante el día para ejercitarte, se convertirá en un hábito (Referencia 5). Considera invitar a un amigo para que haga ejercicio contigo, así será más fácil para ambos y se mantendrán motivados.

Precauciones y conocimiento de tus capacidades


Bailar es bueno para el corazón.

La actividad física mantiene el funcionamiento del corazón elevado por un periodo prolongado, lo que es bueno en muchos casos. Pero es importante consultar con tu médico si cuentas con la condición necesaria para empezar a ejercitarte (Referencia 6). Dependiendo de las necesidades de tu cuerpo, quizá haya limitaciones para realizar determinadas actividades físicas. Si no estás seguro sobre cómo empezar o sobre cuáles ejercicios hacer, considera contratar a un entrenador personal.

Más galerías de fotos



Escrito por amanda caswell | Traducido por diana i. almeida