Egocentrismo en niños en edad preescolar

El egocentrismo es un término que implica un cierto desprecio por el otro. Sin embargo, según el psicólogo suizo Jean Piaget, el padre de la psicología del desarrollo, el egocentrismo es el estado natural de los niños pequeños, que no pueden imaginar el mundo desde otro punto de vista más que del suyo. Es por eso que los niños en edad preescolar tienen dificultades para distinguir sus propias necesidades de las de los demás.

La perspectiva de un niño sobre el mundo

Antes de que crecer y aprender a apreciar la perspectiva del otro, los niños preescolares ven el mundo sólo desde su punto de vista. Cuando algo sucede, ellos consideran cómo esto les va a afectar sólo a ellos. Esto es porque aún no han desarrollado la capacidad de considerar las necesidades y los puntos de vista de los demás.

Reacciones comunes

Los niños en edad preescolar son incapaces de entender la gratificación diferida. Cuando se les da la posibilidad de elegir entre tener un caramelo ahora, o tres caramelos más tarde, la mayoría de ellos opta por comer un caramelo ahora. Los preescolares carecen de la capacidad para pensar por qué esperar a tres caramelos es una mejor opción que comer solo uno ahora. Pueden llegar a molestarse si ven algo que consideran injusto, aunque su reacción no sea lógica. Por ejemplo, los niños en edad preescolar pueden tener dificultades para dar un juguete infantil como regalo de cumpleaños a otro niño, aún cuando tengan el mismo juguete en casa.

Relación con otros

Los preescolares pueden expresar cierta compasión cuando alguien está apenado o siente angustia, pero en general no pueden entender cómo se siente otra persona. Ellos más bien tienden a considerar cómo se sentirían si les sucediera lo mismo. También, pueden expresar el deseo de jugar con otro niño de su misma edad, pero esperarán que este haga lo que ellos quieren. No es egoísmo lo que impulsa este comportamiento, sino la incapacidad de considerar la perspectiva del otro niño. Los preescolares se relacionan con otros basándose en sus habilidades cognitivas y desarrollo, lo que a veces hace que sea difícil para ellos jugar cooperativamente.

Fomentar su desarrollo

No se puede esperar que los niños se comporten más allá de sus capacidades de desarrollo. Los padres pueden enseñarles empatía y compasión, pero ellos no van a entender claramente dichos conceptos hasta que sean mayores. Para fomentar su desarrollo, los padres de niños en edad preescolar pueden ayudarlos a ser más amables y agradecidos por todo lo que tienen. Por ejemplo, los padres pueden expresar su gratitud por el buen clima o hablar de lo agradecidos que están de tener un lugar agradable para vivir. A medida que crezcan, los niños gradualmente comenzarán a darse cuenta de que muchas cosas que pasan en la vida son el resultado de circunstancias fuera de su control, y perderán su visión egocéntrica del mundo.

Más galerías de fotos



Escrito por amy pearson | Traducido por patricia a. palma