Eficacia de la vacuna contra la varicela

La vacuna contra la varicela se ha utilizado en Estados Unidos desde 1995 para la prevención del chickenpox (varicela), también conocida como varicela. Como otras vacunas, la vacuna contra la varicela provoca una respuesta inmunitaria que conduce a la producción de anticuerpos protectores. Si estás expuesto a la varicela después de ser vacunado, estos anticuerpos reconocerán al virus y lo destruirán antes de que te puede hacer mal. Desde su introducción, la vacuna contra la varicela ha reducido marcadamente la incidencia de la misma en Estados Unidos.

Beneficios de la vacuna

La varicela es causada por el virus varicela zóster. La infección inicial provoca dolor de cabeza, fiebre, dolores en el cuerpo y una erupción característica que dura de dos a tres semanas. La varicela es raramente severa en niños sanos, pero ocasionalmente ocurren complicaciones tales como neumonía, daño al sistema nervioso o incluso la muerte. Los adultos, recién nacidos y los que tienen sistemas inmunológicos débiles son particularmente susceptibles a las complicaciones de la varicela. Según una revisión de agosto del año 2011 en "Pediatrics", el uso de la vacuna contra la varicela ha llevado a una reducción casi 90 por ciento de muertes relacionadas con la misma en todos los grupos etarios.

Curva de aprendizaje

Durante la primera década de uso en Estados Unidos, la vacuna contra la varicela fue administrada como una inyección de una vez. Este programa redujo la tasa de mortalidad de la varicela en aproximadamente un 66 por ciento. Sin embargo, los estudios demostraron que del 15 al 20 por ciento de los niños que recibieron una dosis de vacuna todavía contraían la varicela porque no desarrollaban una respuesta inmune protectora después de una sola inyección. Los protocolos actuales de vacunación contra la varicela recomiendan dos inyecciones separadas, que mejoran la respuesta inmune y posiblemente podrían eliminar las muertes y complicaciones severas debido a la varicela.

Preguntas restantes

Veinte años no proporcionan suficiente tiempo como para evaluar plenamente los riesgos y beneficios de un programa de vacunación. Un estudio publicado en marzo del año 2007 en "The New England Journal of Medicine" demostró que la inmunidad a la varicela disminuyó varios años después de la vacunación individual, dejando a muchas personas inmunizadas susceptibles a la infección. Este es un tema que apunta a la recomendación para una vacunación de refuerzo para todos los niños y adultos previamente vacunados. Todavía es demasiado pronto para saber si un refuerzo confiere inmunidad a largo plazo a las personas vacunadas.

Pautas

The Centers for Disease Control and Prevention recomienda que los niños sanos que no han tenido varicela reciban su primera vacuna contra la misma entre las edades de 12 y 15 meses. Una segunda dosis debe ser administrada entre las edades de 4 y 6 años. Ponte al día con las vacunas que están disponibles para niños, adolescentes y adultos que no fueron vacunados según estas pautas. Las mujeres embarazadas y personas con inmunidad deteriorada no deben recibir la vacuna contra la varicela. Si tú o tu hijo no han recibido la vacuna contra la varicela, habla con tu médico sobre los riesgos y beneficios.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por marcela carniglia